Juez ordena a Trump que baje la voz en tribunal de Nueva York

0
357

El expresidente Donald Trump recibió una advertencia del juez el miércoles durante su juicio por fraude en Nueva York. El juez Arthur Engoron le pidió a Trump y a su equipo legal que mantuvieran un tono de voz bajo, después de que el expresidente levantara las manos en señal de frustración y hablara en voz alta con sus abogados mientras un testigo declaraba en su contra.

El incidente ocurrió mientras el evaluador de bienes raíces Doug Larson testificaba por segundo día consecutivo. El abogado estatal Kevin Wallace solicitó al juez Engoron que le pidiera a la defensa que dejara de comentar durante el testimonio del testigo, señalando que sus «exhortaciones» se podían escuchar en la sala. El juez entonces les pidió a todos que bajaran la voz, especialmente si su intención era influir en el testimonio.

Trump asistió al tribunal por segundo día consecutivo, observando el juicio que podría tener un impacto significativo en su imperio de bienes raíces y su imagen como empresario exitoso. Aunque había estado presente los primeros días, no asistió la semana pasada. El martes, se ausentó durante un receso para dar una declaración jurada en otra demanda no relacionada.

El mes pasado, el juez Engoron emitió una decisión preliminar en la que encontró que Trump y su compañía, la Organización Trump, habían cometido fraude durante años al exagerar el valor de su patrimonio en sus informes financieros para obtener acuerdos y mejores condiciones de préstamos y seguros. Como castigo, el juez ordenó que un receptor designado por el tribunal asumiera el control de algunas de las compañías de Trump, dejando en duda el futuro de la Torre Trump y otras propiedades emblemáticas. Sin embargo, esta medida ha sido bloqueada temporalmente por un tribunal de apelaciones.

Trump no hizo comentarios sobre el caso cuando pasó frente a las cámaras de televisión el miércoles, evitando así su habitual hostilidad hacia la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James.

Dentro del tribunal, donde no se permiten las cámaras, Trump se fue irritando a medida que Larson hablaba. Los abogados de Trump están tratando de refutar las acusaciones de que los principales asesores corporativos de Trump hicieron trampas para inflar el valor de sus propiedades y aparentar que era más rico de lo que realmente es.