La búsqueda de una vida plena y satisfactoria no está determinada por la suerte, sino por la adopción de acciones específicas

0
503

Según la psicóloga Sonja Lyubomirsky, la felicidad no proviene de eventos externos o circunstancias, sino que se basa en factores internos y actividades intencionadas.

Con Informacion de Infobae

Aquí hay cinco hábitos simples que pueden potenciar el bienestar y la felicidad, según la ciencia:

  1. Cultivar emociones positivas: Desarrollar emociones como la alegría, la esperanza, la gratitud, el perdón y el optimismo contribuye al bienestar. Enfocarse en lo positivo de la vida, incluso en momentos difíciles, puede aumentar la satisfacción general.
  2. Participar en actividades significativas: Involucrarse en actividades que se alineen con nuestras fortalezas y valores personales, y que proporcionen un sentido de flujo y pasión, puede generar un mayor bienestar. Hacer lo que nos apasiona contribuye a la felicidad.
  3. Cultivar relaciones interpersonales: Las relaciones de calidad y los lazos sociales son fundamentales para la felicidad. Compartir momentos y experiencias con otros, cultivar relaciones íntimas y participar en la comunidad contribuyen al bienestar emocional.
  4. Encontrar sentido: Realizar actividades que tengan un significado más allá de uno mismo, como el voluntariado o contribuir a causas comunes, puede generar una sensación de satisfacción profunda y propósito en la vida.
  5. Buscar logros: Establecer metas realistas y trabajar en ellas es esencial para la felicidad. Trabajar en objetivos personales, definir plazos y mantener la autodisciplina puede llevar a un mayor sentido de logro y satisfacción.

La psicología positiva también destaca la importancia del tiempo libre y el ejercicio físico en la búsqueda del bienestar. Tener tiempo libre suficiente y participar en ejercicio aeróbico puede influir en niveles más altos de felicidad. Además, el contacto con la naturaleza y la práctica de actividades al aire libre pueden aumentar el bienestar físico y mental.

En resumen, la felicidad es en gran medida una elección que se basa en adoptar hábitos y acciones que fomenten el bienestar emocional, las relaciones interpersonales, el sentido y los logros personales.

Aunque las circunstancias externas pueden tener un impacto limitado en la felicidad, el enfoque en estos hábitos internos puede llevar a una vida más plena y satisfactoria.