La distracción del referéndum

0
391

El 3 de diciembre próximo, los ciudadanos venezolanos han sido convocados a responder cinco preguntas con el objetivo de fortalecer la defensa de Venezuela en el caso que se está llevando a cabo en la Corte Internacional de Justicia, relacionado con la controversia del Esequibo. Sin embargo, esta consulta es innecesaria, ya que se refiere a competencias del poder público que corresponden al presidente de la República, y parece pretender distraer la atención de los graves problemas políticos y sociales que afectan al país.

En lugar de esto, los abogados encargados de preparar la defensa deberían informar de manera razonada a los ciudadanos sobre las acciones que están llevando a cabo en ese sentido.

Las cinco preguntas planteadas están sesgadas, apelan al sentimiento patriótico y requieren un conocimiento preciso del Derecho Internacional por parte de los venezolanos. Además

, las preguntas 2 y 3 parten de premisas falsas, ya que ignoran que la presencia de Venezuela en la CIJ se debe al Acuerdo de Ginebra. En la pregunta 4, se evade mencionar que el Estado podría haber solicitado medidas provisionales para detener las acciones de Guyana en relación a las licitaciones para explorar y explotar los recursos naturales de la zona en disputa o su proyección marítima, pero no lo hizo. Por último, en la pregunta 5 se pasa por alto que el territorio en disputa está actualmente en manos de Guyana, y que incluirlo en los mapas de Venezuela no resolverá la controversia. En resumen, estas preguntas parecen intentar engañar a los venezolanos.

Es importante destacar que las respuestas a estas preguntas serán irrelevantes para la Corte Internacional de Justicia y para el proceso judicial en curso.

El proceso continuará su curso y, en un plazo de 3 o 4 años, se emitirá una sentencia que será obligatoria y que pondrá fin a la controversia del Esequibo, sin importar cómo respondan los venezolanos. Si el resultado es desfavorable para Venezuela, la historia recordará a aquellos que actualmente tienen el poder y no aprovecharon la oportunidad de recuperar el Esequibo.

Quedan cinco meses para que el Estado presente su contra memorial ante la Corte, con los argumentos que demuestren la nulidad del laudo de París y la legítima pertenencia del territorio al oeste del río Esequibo a Venezuela.

Esta es la oportunidad que tanto se había esperado. No se plantea la posibilidad de que el Estado se retire del procedimiento en la Corte y abandone su obligación moral y legal de defender los derechos e intereses de Venezuela. Sería un grave crimen contra la patria.