La FANB custodiará el referendo sobre la Guayana Esequiba

0
327

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) estará a cargo de la seguridad del próximo referendo que se llevará a cabo el 3 de diciembre en Venezuela. En esta votación, el país decidirá si aprueba o no la anexión de la Guayana Esequiba, un territorio de aproximadamente 160.000 kilómetros cuadrados en disputa con Guyana.

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, afirmó que la FANB se unirá al pueblo para garantizar su seguridad y permitir que cada ciudadano ejerza su derecho político de votar. Además, señaló que la institución militar está preparada para resguardar las votaciones, ya que cuenta con una estrecha colaboración con el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Padrino destacó que esta consulta invita a los venezolanos a tomar partido en medio de una campaña internacional liderada por las transnacionales petroleras que buscan apoderarse de lo que legítimamente pertenece a Venezuela. Por lo tanto, instó a todos los venezolanos a participar en el referendo y defender lo que les corresponde.

El referendo constará de cinco preguntas dicotómicas, en las que el chavismo busca obtener respuestas afirmativas. Una de estas preguntas respalda la postura histórica del gobierno de no reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para resolver la controversia territorial.

La Guayana Esequiba, conocida por sus recursos naturales y minerales, ha sido el foco de disputa entre las partes y se encuentra en una nueva etapa de tensión después de que la CIJ se declarara competente para tomar una decisión al respecto.

Guyana se basa en un laudo arbitral de 1899 que le otorgó el territorio, una decisión que Venezuela protestó inmediatamente y que continúa siendo motivo de conflicto hasta la fecha.

Venezuela, por su parte, defiende que el Acuerdo de Ginebra, firmado en 1966, es el único instrumento jurídico vigente depositado en las Naciones Unidas para resolver la disputa a través de negociaciones.

El Acuerdo de Ginebra establece que las partes deben resolver la controversia territorial de manera satisfactoria, práctica y amistosa.

Con Información de El Nacional