La frontera sur de México resiente la agudización del éxodo de Venezuela

0
223

La crisis migratoria en la frontera sur de México se ha agravado debido al aumento del éxodo de venezolanos. En 2023, se registró un incremento del 131,8% en la migración irregular de Venezuela, alcanzando casi 223.000 personas, lo que representa más de una cuarta parte del total de migrantes detectados por el gobierno mexicano.

Según el Instituto Nacional de Migración (INM) de México, Venezuela fue el principal país de origen de los migrantes indocumentados detectados en 2023, con un aumento anual de más del 77%, superando los 782.000 individuos.

Además, los venezolanos ocuparon el sexto lugar en número de solicitudes de refugio ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), con cerca de 5.500 peticiones el año pasado.

La ciudad de Tapachula, en la frontera entre México y Centroamérica, ha experimentado un gran flujo de migrantes venezolanos. Según el Centro de Dignificación Humana (CDH), se estima que la cifra de migrantes de origen venezolano en esta zona podría superar los 300.000, ya que el gobierno solo contabiliza a aquellos que son interceptados.

Luis Rey García Villagrán, director del CDH, indicó que la tendencia es creciente. En 2022, a pesar de una ligera disminución con respecto a 2021, se estima que más de 260.000 migrantes venezolanos ingresaron por la frontera sur. En 2023, definitivamente se ha observado un aumento en el flujo migratorio.

En Ciudad Hidalgo, en la frontera sur, se encuentra un campamento con entre 500 y 1.000 venezolanos que esperan recibir atención de las autoridades mexicanas. Estos migrantes llegan a México debido a la crisis económica, problemas políticos, falta de alimentos y necesidad de empleo en su país de origen.

La situación se ha agravado mientras Venezuela se prepara para las elecciones de 2024, en las que el gobierno de Nicolás Maduro ha inhabilitado a la principal opositora, María Corina Machado, a pesar de su promesa de diálogo con la oposición.

Los migrantes venezolanos denuncian la violencia del crimen organizado y la discriminación por parte del gobierno mexicano. Muchos de ellos enfrentan estafas, extorsiones, abusos y malos tratos por parte de la policía.

Pese al discurso de acogida del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, los migrantes venezolanos exigen más derechos, respeto y voz para defenderse. Incluso, algunos afirman que los criminales mexicanos los han tratado mejor que el propio gobierno. La falta de seguridad se ha convertido en una preocupación constante para aquellos que buscan llegar a México en busca de mejores oportunidades.

La travesía de los venezolanos en México no está exenta de peligros. Muchos han sido secuestrados y víctimas de robo por parte de grupos criminales, lo que demuestra que el camino hacia una vida mejor está lleno de obstáculos y riesgos.

La crisis económica en Venezuela, la represión política y la falta de oportunidades han llevado a miles de venezolanos a emprender un viaje incierto en busca de una vida mejor. México, como país de tránsito, enfrenta el desafío de manejar esta situación de manera humanitaria y garantizar la seguridad y los derechos de los migrantes venezolanos.