La Fuerza Armada repudia el crimen de la teniente Elinés Oliveros

0
338

La muerte de la teniente Elinés María Oliveros Turmero ha generado un fuerte rechazo por parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), quienes parecen estar repudiando el suceso. Según la periodista Sebastiana Barráez, el gobierno estaría tratando de silenciar el crimen.

Inicialmente, se manejó la hipótesis del suicidio, ya que el cuerpo de la joven fue encontrado en un baño en el estado Bolívar. Sin embargo, Barráez asegura que hay algo turbio detrás de este crimen. Hasta el momento, la Fuerza Armada no ha emitido ningún comunicado al respecto y la alta jerarquía militar tampoco se ha pronunciado sobre el incidente.

En las redes sociales, se ha viralizado un audio de la madre de la teniente en el que relata que el cuerpo de su hija presentaba golpes de un fuerte ataque. Esto ha provocado una serie de protestas y el Ministerio Público ha anunciado una segunda autopsia. A pesar de esto, los medios afines al gobierno insisten en la versión del suicidio.

El cuerpo de la teniente Oliveros fue trasladado desde Anaco hasta la sede del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) en Barcelona, estado Anzoátegui. Barráez señala que la indiferencia de la Fuerza Armada frente a este crimen pone en duda la verdadera situación de las fuerzas militares.

La periodista considera que este caso es un «laboratorio» destinado a ocultar información sobre las protestas dentro de la FANB en relación a la muerte de Oliveros. Los medios de comunicación alineados con el gobierno de Maduro siguen la línea del suicidio, aunque el portal «Últimas Noticias» publicó información sobre la autopsia que luego fue eliminada. En dicho artículo, se ratificaba el suicidio como causa de muerte, aunque el examen forense aún no había concluido.

Según esta publicación, una fuente del sistema judicial afirmaba que no se encontraban lesiones en el cráneo de Elinés Oliveros que pudieran haber sido causadas por otra persona. Además, aseguraba que no había signos de violencia externa provocada por terceros en la espalda y la cara de la joven.

Este caso continúa generando controversia y se espera que la segunda autopsia arroje más luz sobre las circunstancias de la muerte de la teniente Oliveros.