La heredera de los Cisneros cambia las telenovelas por satélites

0
451

Durante la segunda mitad del siglo XX, la familia Cisneros fue una de las más poderosas y ricas de Latinoamérica desde su base en Venezuela.

Adriana Cisneros ha estado obsesionada con los satélites desde que era una niña en Venezuela. Ahora, tras una década al frente del multimillonario conglomerado de su familia, ha convertido esa obsesión en una de sus mayores apuestas.

El Grupo Cisneros, que posee activos que van desde el muy popular concurso Miss Venezuela hasta un complejo hotelero de lujo en República Dominicana, se está expandiendo con una inversión en AST SpaceMobile Inc. Fundada por un compatriota venezolano, la compañía pretende ofrecer una red celular de banda ancha basada en el espacio a partir de su tecnología de satélite patentada, lo que expandiría los servicios de telecomunicaciones a las zonas rurales del mundo.

El Grupo Cisneros, que tiene negocios que van desde el famoso concurso Miss Venezuela hasta un resort de lujo en República Dominicana, está apostando por una empresa llamada AST SpaceMobile Inc. Esta compañía, fundada por un venezolano, ofrece una red celular de banda ancha desde el espacio, usando su propia tecnología de satélite. Así, pretende llevar los servicios de telecomunicaciones a las zonas rurales del mundo.

El camino no ha sido fácil: AST ha perdido casi el 70% de su valor desde que salió a bolsa como una empresa de cheque en blanco en 2021, y el martes cayó un 16%. Pero Cisneros no se arrepiente de su inversión.

Ella lideró la ronda de financiación inicial de AST SpaceMobile, con sede en Midland (Texas), con 10 millones (USD), y luego consiguió el apoyo de grandes empresas como Vodafone Group Plc, Rakuten Group Inc. y American Towers. La empresa lanzó su primer satélite en septiembre y ha firmado acuerdos con las principales empresas de telecomunicaciones del mundo. Cisneros tiene un 4,7% de participación en la empresa, valorado en unos USD 38 millones.

“Si AST funciona, será más grande que cualquier cosa que yo, que nosotros, hayamos tocado en Cisneros”, dijo recientemente en una entrevista desde la sede del grupo en Miami, reseña Bloomberg Línea.

Un gran reto

La familia Cisneros fue una de las más poderosas y ricas de Latinoamérica durante la segunda mitad del siglo XX desde su base en Venezuela. El abuelo de Adriana, Diego Cisneros, empezó con un pequeño negocio de transporte de materiales y lo convirtió en un enorme holding que representaba a conocidas marcas estadounidenses, como Pepsi, los automóviles Studebaker y franquicias de Pizza Hut. Su padre, Gustavo, compró más tarde empresas de Estados Unidos como All-American Bottling, Spalding y EvenFlow.

Gustavo, ahora retirado y de 78 años, hizo del Grupo Cisneros un gigante mediático con la cadena Venevisión, que producía y transmitía telenovelas y otros programas en todo el mundo, incluido el concurso de belleza Miss Venezuela. Ante el aumento de la inestabilidad política en Venezuela a finales de los años 90 y la necesidad de cumplir los contratos para producir cientos de horas de contenido, trasladó la empresa y a su familia a Miami, una decisión que resultó acertada ante la volatilidad que siguió a la elección de Hugo Chávez.

Cisneros ayudó a crear Univisión, la cadena de televisión en español, antes de venderla con ganancias en 2007. Ese mismo año, el grupo vendió su participación en DirecTV.

Ahora que Adriana Cisneros cumple su segunda década al frente del conglomerado, dice que el espíritu que impulsó a su abuelo y a su padre a construir y vender empresas sigue vivo.

Un cambio de rumbo

Venevisión ya no produce las telenovelas de gran presupuesto que la hicieron famosa, y su personal se ha reducido en un 80%, hasta los 600 empleados. Sin embargo, las inversiones han vuelto a crecer, gracias al regreso de los anunciantes después de una década difícil.

Cisneros dice que su empresa familiar ha sabido adaptarse a los cambios.

“Década tras década, identificábamos tendencias, geografías e industrias que nos parecían interesantes y nos sumergíamos en ellas para luego salir, seguir adelante o quedarnos con algunas”, explicó Cisneros.

Cuando tomó el mando en 2013, creó un negocio de ventas de publicidad digital en América Latina que llegó a facturar USD 500 millones al año gracias a una alianza con Meta Platforms Inc. En 2021, lo vendió a Entravision.

Con parte de las ganancias, recientemente adquirió un 25% de The Electric Factory, una startup con sede en Uruguay que usa inteligencia artificial, realidad virtual e iniciativas en el metaverso para diseñar estrategias tecnológicas para empresas.

“Voy a enfocarme en tratar de convertir ese negocio en un auténtico actor global”, afirmó.

Miss Venezuela

Cisneros también forma parte de los consejos de AST, Electric Factory y Mattel Inc. Su viejo amigo Ynon Kreiz, director ejecutivo de la empresa juguetera, la invitó a unirse después del éxito de la película de Barbie.

Cisneros cree que algunas de las lecciones del éxito de Barbie se pueden aplicar al negocio del Miss Venezuela, que pertenece al Grupo Cisneros.

Miss Venezuela es como el Super Bowl para los venezolanos. Ya no es solo un evento de una noche, sino que se extiende durante seis meses con contenidos sobre las concursantes que generan más ingresos y atraen a grandes marcas.

Pronto se lanzará una superaplicación de Venevisión para ofrecer más contenidos no solo a los venezolanos que viven en el país, sino también a los casi 8 millones que han emigrado en las últimas décadas. Miss Venezuela será una parte importante de la oferta y los anuncios se venderán según el lugar donde los espectadores vean el programa.

“Actualmente hay una gran comunidad global de venezolanos en todas las grandes ciudades y ellos también quieren sentirse conectados con su país”, dijo. “Es una megaexperiencia multiplataforma realmente genial que hizo realmente interesante para nosotros empezar a invertir de nuevo en nuestra red de televisión en Venezuela, dado que nuestra audiencia es global ahora”.

Proyecto inmobiliario

El Grupo Cisneros no revela sus datos financieros y no quiso comentar sus ingresos anuales. La empresa tiene 800 empleados a tiempo completo y tiene oficinas en Miami, Nueva York, República Dominicana, Venezuela y España.

Además de los medios de comunicación y las inversiones en startups, la familia está desarrollando un proyecto inmobiliario de USD 200 millones en la República Dominicana, en terrenos al noroeste de Punta Cana que compró en los últimos 35 años.

Tropicalia, como se llama el proyecto, tendrá 5 kilómetros de playa, un hotel de cinco estrellas, residencias privadas y un campo de golf. La construcción ya está en marcha, pero podría tardar 50 años en urbanizar todo el terreno.

En Miami, la sede del Grupo Cisneros, en el centro de la ciudad, está decorada con obras de arte de la colección familiar. La madre de Adriana, Patricia Phelps de Cisneros, es una reconocida coleccionista de arte latinoamericano contemporáneo y ha donado cientos de piezas a museos, entre ellos el MoMA de Nueva York y el Reina Sofía de Madrid.

Adriana, la menor de tres hermanos, dice que la conversación con su padre para hacerse cargo del negocio duró unos cuatro años. Su hermano y su hermana no están involucrados. Por si quedaba alguna duda de quién manda, en una pequeña placa sobre su mesa se lee “La Jefa”.

“Hemos vendido todos los negocios que la gente pensaba que nunca venderíamos”, dice. “Ahora lo haremos de nuevo”.

Bloomberg Línea