La insólita moda de los baños de cerveza ¿qué dice la ciencia y qué tan bueno en realidad?

0
530

Yahoo Noticias

La imagen de uno de los científicos más importantes de la historia, el astrónomo danés del siglo XVI Tycho Brahe, me miraba mientras me preparaba para saltar a una gigantesca tina de roble llena con 1.000 litros de agua.

Nikola Skypalova me ayudó, mientras sostenía grandes cucharones de madera llenos de elementos clave para agregar al agua.

«Esto es lúpulo: alivia el estrés del cuerpo y también abre los poros», dijo, vertiéndolo en la bañera.

«Y esta es la levadura de cerveza, que tiene mucha vitamina B y te hace parecer más joven».

También agregó malta, otro estimulante del bienestar, dijo.

Estaba en Chateau Spa Beerland, uno de los spas de cerveza más importantes de la República Checa, la nación que dio origen a esta idiosincrásica tendencia de bienestar moderno en la década de 1980.

Ubicado en un elegante edificio patrimonio nacional llamado U Zlaté Hrušky (En La Pera Dorada) en Praga, aquí es donde Tycho Brahe vivió y trabajó desde 1599.

Un hombre añade cerveza a un baño de cerveza caliente durante el maratón de saunas de Otepaa, en Otepaa, 22 de febrero de 2015. Según los organizadores, unos 1.000 participantes tomaron parte en el evento en el que se intenta visitar el mayor número de saunas en un tiempo límite de 6 horas. REUTERS/Ints Kalnins (ESTONIA - Tags: SOCIEDAD TPX IMÁGENES DEL DÍA)
Un hombre añade cerveza a un baño de cerveza caliente durante el maratón de saunas de Otepaa, en Otepaa, 22 de febrero de 2015. Según los organizadores, unos 1.000 participantes tomaron parte en el evento en el que se intenta visitar el mayor número de saunas en un tiempo límite de 6 horas. REUTERS/Ints Kalnins (ESTONIA – Tags: SOCIEDAD TPX IMÁGENES DEL DÍA)Más

Hoy en día, sus salas de spa de cerveza ofrecen llamativos toques decorativos que van desde vitrales hasta murales astronómicos.

Al lado de la bañera había un lecho gigante de paja, que proporciona un complemento tradicional checo a la experiencia del jacuzzi con lúpulo.

Después del baño, la áspera cama tiene como objetivo estimular aún más la piel, y también, tal vez, proporcionar una sensación de estar más cerca de algo natural.

Skypalova completó el baño con varios cucharones de cerveza.

No era una cerveza cualquiera sino una cerveza checa premium sin filtrar que, como aún contiene su complemento de ingredientes clave como la levadura, es una forma más «viva», que conserva cualidades como altos niveles de vitaminas.

Y si alguien lo sabe son los checos: la nación más amante de cerveza del mundo, de lejos, consumiendo más del doble per cápita que la segunda, Austria.

Checos tomando cerveza al aire libre
Una larga tradición: la cerveza es un elemento intrínseco de la cultura checa. (Jardín de cerveza checo circa 1945) [Getty Images]

Si estás pensando que verter cerveza premium en un baño es un desperdicio. Aquí hay prácticos grifos que dispensan un suministro interminable de la bebida junto a la bañera.

Me metí dentro y presioné el botón del jacuzzi para hacer que el baño burbujeara.

Mientras el aire se llenaba de aromas a cerveza, serví un vaso de delicioso Krušovice oscuro (una cervecería tradicional checa fundada en 1581), tomé un trozo de pan de cerveza, cuyo saludable color marrón proviene de la cerveza utilizada en su masa, y me senté a reflexionar sobre la peculiar experiencia del baño de cerveza.

Una moda globalizada

Los defensores de la experiencia creen que los compuestos del brebaje burbujeante del baño son buenos para la piel, alivian el estrés muscular y mejoran la circulación.

Los aromas de lúpulo tienen fama de promover la relajación y mejorar el estado de ánimo.

Y la agradable tendencia de bienestar ha llevado a la apertura de spas de cerveza varios lugares del mundo, desde Islandia, Japón y EE.UU. a España, México y Argentina, entre otros.

La creciente popularidad internacional del concepto se debe a la oportunidad que ofrece de unir dos fuentes populares de placer: la relajación en el spa y la cerveza, con el beneficio adicional de un atractivo sello europeo.

Eliza Oakden, directora de spa de The Norfolk Mead, en Inglaterra, ofrece otra razón para la creciente aparición mundial de los spas de cerveza.

«Los spas tienden a atraer más a las mujeres, por lo que pensamos que atraerían tanto a hombres como a parejas».

En Bath & Barley, el primer spa cervecero de Bélgica, inaugurado en 2023 en la ciudad de Brujas, los visitantes pueden personalizar su experiencia.

«Puedes preparar tu propia bebida de baño eligiendo entre diferentes lúpulos cosechados por un agricultor belga. Estos lúpulos tienen esencias diferentes, pero los efectos beneficiosos son similares», explica el cofundador Louis Raesouv.

Una chica en tina y la otra sentada con cervezas en mano en spa
Tomando y bañándose en cerveza en Chodova Plana, cerca de Marianske Lazne (Mariendbad), un spa de cerveza a base de hierbas. [Getty Images]

El Taaka Beer Spa en Estrasburgo ha sido pionero de la experiencia del beer spa en Francia desde su apertura en 2022.

«El concepto ha despertado mucha curiosidad entre la población local, lo que ha llevado a un número importante de personas a venir a probar el spa», dice la fundadora Naomie Crawshaw.

«Ha sido fascinante ver cómo se ha adoptado el concepto como una forma novedosa de experimentar la cultura cervecera de la región».

De vuelta en el corazón de la República Checa, una variedad de spas cerveceros completan la media docena de la capital; algunos, como mi experiencia en Praga, tienen lugar en entornos históricos memorables.

Dentro de otro monumento nacional, una casa neobarroca llamada U Zlatého Beránka (En el Cordero Dorado), el First Beer Spa Pilsen aprovecha el patrimonio de una ciudad que recibió los derechos de elaboración de cerveza del rey Wenceslao II allá por el siglo XIII.

Niños y adultos en tina de cerveza
Spa de cerveza en el complejo Hakone Yunessun en Hakone, prefectura de Kanagawa, a unos 100 km al oeste de Tokio. [Getty Images]

En las toscas bodegas de piedra de un almacén de licores de hierbas del siglo XVII llamado Schloss Versailles, el First Beer Spa ha aportado una novedosa perspectiva basada en la cerveza a la ciudad bohemia de Mariánské Lázně.

Sus aclamados tradicionales spas de manantiales minerales datan del siglo XVIII, atrayendo a famosos visitantes históricos, desde escritores como Kipling y Goethe hasta gobernantes como el Kaiser alemán y Eduardo VII de Reino Unido.

¿Bienestar o pretensión?

Casi todos los spa de cerveza hablan de baños de cerveza que se remontan a milenios atrás, aunque esto parece implicar la combinación de la existencia histórica de los spas con la coexistencia de la cerveza, sin evidencia de que los dos estuvieran unidos en la antigüedad.

Mujer sumergida en cerveza
Relajándose en un baño de cerveza en Granada, España. [Getty Images]

Los balnearios de cerveza checos citan regularmente a uno de los múltiples reyes del pasado, llamado Wenceslao, como un bañista habitual de cerveza.

«Eso ciertamente no es cierto», dice Libor Zajic, un experto en historia de la cerveza europea de la Universidad Masaryk en Brno, aunque agrega que uno de los reyes Wenceslao se convirtió en el santo patrón de los cerveceros checos en el siglo XIV.

«Es un truco de marketing de las empresas que explotan spas de cerveza, negocios que son una invención moderna».

«Es posible que en la Edad Media se añadiera cerveza a los baños, como muchas otras sustancias, pero ciertamente no con una intención más profunda».

Sin embargo, puede haber un caso más sólido en el lado del bienestar.

«La cerveza consta de tres componentes que son beneficiosos para la piel: cereales malteados, levadura y lúpulo», señala la doctora Cindy Jones, bioquímica de Colorado Aromatics.

«Tanto los granos malteados como la levadura contienen vitamina B, que aumentan la hidratación y elasticidad de la piel y disminuyen la hiperpigmentación.

Lúpulo de cervecero fresco para elaborar cerveza artesanal
Lúpulo de cervecero fresco para elaborar cerveza artesanal. [Getty Images]

El lúpulo, en particular, es rico en xantohumul y humulona: el primero, un poderoso antioxidante que muestra propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias, el segundo, un antibacteriano con prometedoras propiedades curativas de la piel.

Los estudios también han encontrado que los extractos de lúpulo pueden disminuir la ansiedad, la depresión leve y el estrés.

La larga historia del lúpulo en la medicina popular como ayuda para dormir también está respaldada por la ciencia.

«Y el lúpulo está recibiendo más atención científica recientemente para el cuidado de la piel «, continuó Jones, «puede aumentar la producción de colágeno para disminuir las arrugas y disminuir la inflamación de la piel».

El gigante cervecero mundial Carlsberg decidió aprovechar la tendencia cosmética de la cerveza cuando lanzó una línea Beer Beauty en 2015.

En la República Checa, la empresa de belleza Manufaktura cuenta ahora con una creciente variedad de tiendas en todo el país que venden una amplia gama de productos, incluidas sales de baño que contienen lúpulo y extractos de cebada.

Se pueden usar en la bañera de casa, pero no vienen con cerveza premium ilimitada ni un delicioso pan de cerveza o la oportunidad de recostarse en un lecho de paja, y son esos detalles los que hacen de los spas de cerveza una experiencia tan peculiar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí