La policía de Tailandia pide pena de muerte para Daniel Sancho por asesinato premeditado

0
459

En estos momentos, el ciudadano español Daniel Sancho se encuentra recluido en el módulo hospitalario de la prisión de Koh Phangan, en Tailandia, tras ser acusado del asesinato y descuartizamiento de Edwin Arrieta. Después de analizar diversas pruebas y obtener confesiones por parte de Sancho, la policía tailandesa ha realizado una rueda de prensa para comunicar una decisión drástica.

El portavoz de la policía ha comenzado informando que se utilizaron dos cuchillos en el crimen, uno de ellos similar al que Daniel había comprado días antes en un supermercado. También se ha encontrado evidencia del uso de una sierra de corte.

Como resultado de la investigación, la policía ha descartado la implicación de terceras personas en el crimen. Según las autoridades, cuentan con pruebas suficientes, incluyendo grabaciones, que descartan la hipótesis presentada por la familia Sancho.

De acuerdo con la versión policial, Sancho golpeó a Edwin y lo arrojó al fregadero, causándole la muerte. Posteriormente, procedió a desmembrar el cuerpo. «No fue un accidente. Fue planificado», afirman las autoridades. Además de la confesión de Daniel, se ha realizado un análisis forense que lo incrimina.

Durante la rueda de prensa, los periodistas españoles han insistido en conocer la opinión de la policía sobre si el crimen fue accidental y han solicitado información sobre los resultados de la autopsia. Después de cierto caos en la sala y algunas interrupciones, las autoridades han continuado con las conclusiones de la investigación, afirmando que no hubo terceras personas involucradas y que el asesinato había sido premeditado.

Por lo tanto, han reiterado que este suceso no se trata de un accidente, sino de un «asesinato premeditado», ya que Daniel había adquirido los materiales necesarios antes de la llegada del cirujano colombiano a la isla. La policía señala que la camisa de Edwin presenta signos de apuñalamiento en el pecho, lo que podría haber sido la causa de su muerte, tal como lo confirmó el propio Sancho en su declaración: «Daniel ha confesado que apuñaló a Edwin en el pecho, en el lado derecho».

Además, se ha confirmado que Daniel tardó aproximadamente tres horas en desmembrar el cuerpo, por lo que decidió pasar una noche más en la habitación de hotel para limpiar todo. También se encontraron nueve mil dólares estadounidenses en el lugar de los hechos, una suma de dinero considerable cuya procedencia aún se desconoce: «El dinero se encontraba en la caja fuerte de la habitación de hotel».

En cuanto a los mensajes intercambiados entre Edwin y Daniel, las autoridades han evitado proporcionar más detalles. Tampoco se han encontrado objetos personales del colombiano, ya que Daniel se deshizo de ellos, ni se ha hallado el arma utilizada en el crimen hasta el momento.

«Daniel ha confirmado que mató a Edwin porque quería terminar su relación y el colombiano se negaba», concluyó la policía, asegurando que se trata de un asesinato premeditado y que, generalmente, en casos como este se solicita la pena de muerte.