Las aerolíneas han estado a punto de sufrir muchos más accidentes de lo que se creía

0
504

En julio pasado, se registraron una serie de incidentes preocupantes en el espacio aéreo de Estados Unidos. A pesar de que no se informó al público en general, estos incidentes ponen de manifiesto un patrón alarmante de fallas de seguridad y situaciones cercanas a colisiones en aeropuertos y pistas de todo el país.

Uno de los incidentes ocurrió en el Aeropuerto Internacional Louis Armstrong de Nueva Orleans, donde un piloto de Southwest Airlines tuvo que abortar un aterrizaje para evitar una posible colisión con un avión de Delta Air Lines que se preparaba para despegar en la misma pista.

En San Francisco, un avión de American Airlines estuvo a punto de chocar con una aeronave de Frontier Airlines y otra de una aerolínea alemana. En ambos casos, los aviones estuvieron tan cerca de chocar que la Administración Federal de Aviación (FAA) los describió como encuentros «piel con piel».

Además, hubo un incidente en el que un vuelo de American Airlines a Dallas tuvo que realizar una maniobra de emergencia para evitar una colisión después de que un controlador aéreo le diera instrucciones incorrectas a un avión de United Airlines.

Estos incidentes son solo ejemplos de los al menos 46 casos en los que aerolíneas comerciales estuvieron a punto de sufrir un accidente en el último mes. Estos incidentes son resultado de errores humanos, principalmente de los controladores aéreos que están bajo una gran presión debido a la falta de personal capacitado.

Aunque las aerolíneas principales de Estados Unidos invierten en capacitación y tecnología de seguridad, y trabajan en colaboración con la FAA, estos incidentes demuestran que aún existen vacíos en el sistema de seguridad aérea.

La falta de instalación de sistemas de alerta en las pistas de la mayoría de los aeropuertos de Estados Unidos es un problema. Además, la escasez crónica de controladores de tráfico aéreo también contribuye a situaciones peligrosas.

Aunque no ha habido choques fatales en la aviación comercial estadounidense en más de una década, estos incidentes demuestran que el riesgo de un accidente grave sigue presente.

La FAA reconoce que el sistema de viajes aéreos en Estados Unidos es el más seguro del mundo, pero se compromete a reducir a cero el número de ocasiones en las que casi ocurre un accidente.

La falta de financiamiento y la escasez de personal son los principales desafíos que enfrenta la FAA para mejorar la seguridad aérea. Aunque se han tomado algunas medidas, como la modificación del horario de trabajo de los controladores de tráfico aéreo, aún queda mucho por hacer.

En resumen, los incidentes recientes en el espacio aéreo de Estados Unidos revelan un patrón de fallas de seguridad y situaciones cercanas a colisiones. A pesar de que el sistema de seguridad aérea en Estados Unidos es considerado el más seguro del mundo, es necesario tomar medidas adicionales para prevenir accidentes graves.