Los 10 errores más comunes de ChatGPT que le pueden jugar una mala pasada

0
742

ChatGPT es un programa de inteligencia artificial desarrollado por OpenAI. El programa es capaz de “conversar” y responder preguntas en lenguaje natural, como si se estuviera chateando con una persona. Está entrenado con una gran cantidad de texto y utiliza modelos de lenguaje avanzados para generar respuestas coherentes y relevantes.

Infobae

Funciona de la siguiente manera: cuando se le hace una pregunta o se le da una instrucción, el modelo analiza el texto y genera una respuesta basada en el contexto y el conocimiento que ha adquirido durante su entrenamiento. Intenta entender lo que le está diciendo y responde de la mejor manera posible.

Si bien el chatbot optimiza grandes tareas de forma rápida y eficiente, hay varias limitaciones que se deben tener en cuenta a la hora de hacer uso de la inteligencia artificial y no tenerla como fuente principal de consulta. A continuación, algunas de ellas:

1. Actualización: la información utilizada para entrenar a ChatGPT tiene un corte en septiembre de 2021. Esto significa que el modelo no tiene conocimiento directo de eventos o desarrollos que hayan ocurrido después de esa fecha.

Por lo tanto, si se le hacen preguntas sobre eventos recientes, personas o avances tecnológicos que hayan ocurrido después de septiembre de 2021, es posible que ChatGPT no tenga conocimiento de ellos.

2. Respuestas incoherentes y falsas: en ocasiones, puede generar respuestas que carecen de coherencia o sentido, ya sea debido a problemas en la comprensión del contexto o a la falta de datos precisos. Al ser alimentado con una gran cantidad de datos, puede ocasionalmente generar respuestas que contienen información incorrecta o falsa.

3. Lenguaje: dado que ChatGPT aprende a partir de los datos proporcionados, puede reflejar sesgos inherentes en esos datos. Esto significa que las respuestas generadas por el modelo pueden contener prejuicios o discriminación.

4. Incapacidad en el asesoramiento: aunque puede ofrecer información general, no debe ser considerado como un sustituto de un profesional calificado, ya que el sistema no es capaz de proporcionar consejos médicos, legales u otros asesoramientos especializados de manera confiable.

5. Sensibilidad a las entradas: el rendimiento de ChatGPT puede variar según las entradas que reciba. En algunos casos, puede ser sensible a cambios sutiles en la redacción de las preguntas y generar respuestas completamente diferentes.

6. Respuestas evasivas: En ocasiones, la herramienta puede dar respuestas vagas o eludir la pregunta formulada, lo que puede resultar frustrante para el usuario que busca información específica.

7. Palabras clave: la inteligencia de Open AI tiende a ser altamente influenciada por las palabras clave utilizadas en la pregunta o declaración inicial. Esto puede llevar a respuestas que se centran demasiado en esas palabras clave y pasan por alto el contexto más amplio de la conversación.

8. Solicitudes complejas: cuando se le hacen solicitudes complicadas o que involucran múltiples pasos, el chatbot puede tener dificultades para proporcionar respuestas coherentes y útiles.

9. Falta de comprensión emocional: el sistema carece de la capacidad de comprender emociones o contextos emocionales en la conversación. Puede responder de manera neutral o mecánica incluso en situaciones que requieren una respuesta más empática o sensible.

10. Respuestas muy largas: aunque en algunos casos esto puede ser útil, ChatGPT tiende a generar respuestas largas y detalladas incluso cuando una respuesta más breve y concisa sería más apropiada. Esto puede hacer que las interacciones sean tediosas o confusas.

A pesar de que la tecnología es valiosa, es fundamental verificar todo lo que allí se consulta, dado que puede tener limitaciones en su conocimiento, por lo que es necesario consultar otras fuentes para obtener información precisa sobre leyes y otros procesos que podrían haber cambiado desde la última actualización.

A pesar de que la tecnología es muy útil, siempre es importante tener en cuenta que se debe verificar la información más reciente y utilizar otras fuentes que sean 100% confiables para obtener información fresca, ya que durante los años en los que no se hizo su actualización las cosas pudieron cambiar en torno a las leyes o otros procesos.