Los argentinos definen a su próximo presidente entre dos modelos de país bien distintos

0
287

En Argentina, los ciudadanos votan este domingo para elegir a su próximo presidente, teniendo como opciones a Sergio Massa y al economista libertario Javier Milei.

Este balotaje histórico involucra a más de 35 millones de personas que decidirán quién será el próximo presidente de Argentina para los próximos cuatro años. Los candidatos que llegaron a la segunda vuelta electoral son el actual ministro de Economía, Sergio Massa, y el economista libertario Javier Milei.

Los centros de votación en todo el país abrieron a las 8:00 de la mañana y se espera que los resultados de la elección se conozcan alrededor de las 9:00 de la noche.

«Es un día histórico, no importa si nos gustan o no los candidatos, tenemos que votar para defender la democracia», aseguró emocionado Carlos, un jubilado de 75 años que emitió su voto en una escuela de la ciudad de Buenos Aires.

Muchos analistas consideran que esta elección es única en los 40 años de democracia ininterrumpida en Argentina, ya que los candidatos representan dos modelos de país completamente diferentes.

Por un lado, el economista libertario Javier Milei promete reducir drásticamente el tamaño del Estado, privatizar parte de la salud y la educación, dolarizar la economía y cerrar el Banco Central de la República Argentina, entre otras propuestas.

Por otro lado, Sergio Massa, el candidato oficialista y actual ministro de Economía, intenta mostrarse como un candidato moderado que llama a la «unidad nacional», como lo declaró en las elecciones generales de octubre. En esa primera vuelta, fue el candidato más votado, seguido por Javier Milei.

«En esta elección vemos una característica muy marcada y es que se está jugando entre dos emociones», dijo la politóloga Nayet Kademián a la Voz de América. «Una es el miedo que genera Milei en aproximadamente la mitad de la población y la otra es la desconfianza que despierta Massa en prácticamente la otra mitad de la sociedad».

Este sentimiento del electorado se debe a la compleja situación económica y social que atraviesa Argentina. Según datos oficiales, el país tiene una inflación anual del 138%, una tasa de pobreza del 40,1% y casi el 45% de los trabajadores están empleados de manera informal.

«Estamos mal, es cierto, pero confío en que el próximo presidente pueda cambiar el rumbo de Argentina», dijo Viviana, una votante en Buenos Aires. «Yo ya soy mayor y he vivido muchas cosas, pero pienso en mis nietos, no quiero que se vayan del país», agregó.

«Sea quien sea el ganador, tengo un pensamiento pesimista donde veo a una Argentina complicada en 2024, con altibajos y mucho conflicto social», reflexionó Federico González, consultor y encuestador. Esta es también la sensación de gran parte del electorado.

Esta histórica jornada electoral estará marcada por la importancia de los votantes indecisos y los votantes de centroderecha, que en la primera vuelta electoral se inclinaron por Patricia Bullrich, quien quedó en tercer lugar con el 23,83% de los votos.

También será crucial el electorado que había optado por el gobernador de Córdoba, el peronista Juan Schiaretti, quien obtuvo el 6,78% de los votos.

«Los indecisos son clave en esta elección, ya que todos los pronósticos indican un resultado muy ajustado», afirmó el politólogo Patricio Giusto. Además, agregó: «Milei tiene que intentar captar la mayor parte de ese 23,83%, Massa sabe que es muy difícil atraer a los votantes de ese sector, aunque también puede ser un electorado que decida no votar o emitir votos en blanco».

Este escenario se reflejó en el cierre de campañas el jueves. Sergio Massa lo hizo en el colegio Carlos Pellegrini junto a cientos de estudiantes secundarios, buscando atraer el voto joven, que es fundamental para Milei, según las encuestas.

Milei, por su parte, eligió la provincia de Córdoba para terminar su campaña. Es un distrito difícil para Massa, donde quedó en cuarto lugar en las elecciones generales de octubre. En Córdoba, Patricia Bullrich fue invitada especial y llamó a votar por Milei.

Sin hacer predicciones, las encuestas indican que es difícil predecir el comportamiento del electorado en un clima de descontento hacia la clase política y la grave situación económica, por lo que el resultado de la elección será una incógnita hasta que se conozcan los primeros resultados en la noche en Argentina.