Los kenianos gozan de un día festivo nacional para lograr plantar 100 millones de árboles

0
355

Nairobi, 13 de noviembre (EFE). Hoy es un día festivo en Kenia, designado por el Gobierno del país como el Día de la Plantación de Árboles. Se anima a todos los ciudadanos a plantar al menos dos árboles, con el objetivo de alcanzar un total de 100 millones en todo el territorio.

El presidente de Kenia, William Ruto, destacó la importancia de los recursos naturales y los bosques para mantener el equilibrio de los ecosistemas, mejorar la biodiversidad y sostener los medios de vida de las personas y las comunidades en el país. Ruto inauguró la jornada de plantación en el condado de Makueni, mientras que los ministros kenianos se dirigieron a otras regiones para liderar el evento.

Este día festivo, declarado la semana pasada por el ministro del Interior, Kithure Kindiki, forma parte del plan del Gobierno keniano de plantar 15 mil millones de árboles para el año 2032. La ministra de Medio Ambiente, Soipan Tuya, hizo un llamado a considerar la plantación de árboles como un deber nacional, dada su importancia para mejorar los medios de vida y fortalecer la resiliencia frente al cambio climático.

El Gobierno de Kenia ha proporcionado plántulas de forma gratuita para la población, pero también ha alentado a los ciudadanos a comprarlas en viveros privados para apoyar a los negocios locales. La ministra Tuya instó a la población a comprar una o dos plántulas y plantarlas en sus propias tierras.

Para llevar un registro de los árboles plantados, se pidió a los kenianos que registren la actividad en una aplicación que permite especificar detalles como la ubicación y la especie de árbol, además de proporcionar recomendaciones sobre las especies adecuadas según la zona seleccionada.

A pesar de la iniciativa, algunos ecologistas han expresado su escepticismo, ya que se produce después de la decisión del presidente Ruto en julio de levantar la prohibición impuesta desde 2018 sobre la tala de bosques públicos y comunitarios en el país. Organizaciones como Greenpeace han señalado que los árboles jóvenes absorben menos dióxido de carbono que los bosques naturales y antiguos.

A mediados de octubre, un tribunal keniano declaró inconstitucional la retirada de la prohibición, argumentando que no hubo participación pública en la decisión. Mientras tanto, los medios locales han informado sobre el impacto negativo que la prohibición ha tenido en las comunidades dependientes del sector maderero, especialmente en el centro del país.

Aunque la cobertura arbórea de Kenia ha aumentado hasta superar el 12%, según el último informe oficial, la cobertura forestal se sitúa en un 8,8%. Los esfuerzos de reforestación y protección de los bosques son clave para conservar el agua y preservar el medio ambiente en el país.