Los nuevos precios que tendrán las visas de no inmigrante de USA

@DolarToday / Feb 1, 2022 @ 10:00 am

Los nuevos precios que tendrán las visas de no inmigrante de USA

Si bien los funcionarios de Estados Unidos dicen que la medida es necesaria para alinear mejor los precios de las visas con lo que cuesta proporcionarlas, a los críticos les preocupa que si la administración no aborda los tiempos de espera de las visas, el aumento de costos podría significar que incluso menos viajeros y estudiantes vayan a Estados Unidos.

Según un aviso del Registro Federal, el Departamento de Estado espera que los nuevos precios entren en vigencia en septiembre y aceptará comentarios hasta el 28 de febrero sobre los aumentos propuestos.

“Todos los aumentos de tarifas están ocurriendo en un momento en que el turismo y los viajes a Estados Unidos ya están en su punto más bajo, y el Departamento de Estado está imponiendo esperas de seis meses a un año en muchos lugares para visados de turismo o negocio”, dijo a la VOA David Bier, experto en políticas de inmigración del Cato Institute.

Las cifras del Departamento de Estado muestran que las visas con el mayor número de solicitudes son las de turismo, negocios y estudio.

Una visa de no inmigrante le permite al titular viajar como turista o vivir, trabajar o estudiar temporalmente en Estados Unidos bajo ciertas condiciones. Las solicitudes de visas de turismo, B1 y B2, y visas de estudiante, F, M, J, aumentarán de 160 dólares (USD) a USD 245, lo que equivale a un incremento del 54%. Mientras que las visas basadas en el empleo, H, L, O, P, Q y R, van de USD 190 dólares a USD 310, que representa un aumento del 63%.

“Lo más importante es si las visas se emiten con prontitud. Si la administración aumenta los costos, pero no hay una gran mejora en el servicio del Departamento de Estado, entonces el resultado será muchos menos viajeros”, agregó Bier.

El tráfico aeroportuario de Estados Unidos ha disminuido en los últimos años, contando tanto a los viajeros nacionales como a los internacionales. Según la Administración de Seguridad del Transporte, evaluó a un total de 1,1 millones de personas el 26 de enero. En la misma fecha de 2019, antes de la pandemia de coronavirus, ese número superaba los 2 millones.

Promesas
Abordar el sistema de inmigración de Estados Unidos fue una de las principales promesas de campaña del presidente Joe Biden.

En su primer día en el cargo, presentó la Ley de Ciudadanía de Estados Unidos de 2021, una legislación de reforma migratoria radical que incluía un camino de ocho años hacia la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, un plan para eliminar la acumulación de visas basadas en el empleo, y un plan para evitar que los dependientes de los titulares de visas de trabajo superen la edad del sistema, entre otros cambios.

Pero la legislación se estancó en el Congreso y en gran medida se considera casi muerta.

“Los inmigrantes han hecho mucho por Estados Unidos durante la pandemia, como lo han hecho a lo largo de nuestra historia. El país apoya la reforma migratoria. El Congreso debería actuar”, dijo Biden entonces.

Los expertos en inmigración dicen que si bien Biden revirtió muchas de las políticas de su predecesor, a menudo descritas como antiinmigración, una orden ejecutiva de la administración Trump que limitó la inmigración legal y la emisión de visas de trabajo temporales contribuyó a que los tiempos de espera para las visas de no inmigrante fueran más prolongados.

El Departamento de Estado suspendió temporalmente los servicios de visas de rutina en todas las embajadas y consulados de Estados Unidos en 2020 debido a las restricciones de covid-19. Están reabriendo bajo una reanudación gradual de los servicios de visa, pero alrededor de una cuarta parte están cerrados parcial o totalmente, según el Instituto Cato.

Los consulados de Estados Unidos en todo el mundo son un componente importante del sistema de inmigración, procesando visas “que autorizan viajar a Estados Unidos, pero muchos consulados permanecen cerrados y los abiertos informan tiempos de espera récord: (más de un año) en docenas de ubicaciones”, escribió Bier en un análisis reciente.

Un funcionario del Departamento de Estado le dijo a la VOA que las embajadas y consulados de Estados Unidos tienen información en línea sobre el estado operativo y qué servicios se ofrecen actualmente.

Según Bier, en enero, la mayoría de los consulados informaron esperas de 202 días para una cita de visa para viajeros de negocios y turistas, frente a los 95 días en abril de 2021. Para estudiantes y visitantes de intercambio, la espera fue de aproximadamente 38 días, frente a 25 días aproximadamente hace un año, y 62 días para todos los demás, incluidos los trabajadores temporales calificados, frente a los 40 días de abril de 2021.

Efecto en estudiantes, trabajadores
Un portavoz del Departamento de Estado explicó que las operaciones consulares del departamento se financian en gran medida con las tarifas de los servicios y que el aumento de tarifas propuesto es para garantizar que la agencia recupere por completo los costos de la prestación de estos servicios.

“Las tarifas de visa cobradas por el Departamento generalmente se basan en el costo de proporcionar servicios de visa y se determinan después de realizar un estudio del costo de dicho servicio”, dijo el portavoz a la VOA por correo electrónico. “La evaluación del costo real del servicio en combinación con las proyecciones de demanda durante muchos años determinaron las tarifas publicadas en el programa de tarifas propuesto”.

El aumento de las tarifas debe traducirse en un mejor servicio, especialmente en tiempos de espera más cortos, lo cual es particularmente importante para los estudiantes, dijo Jill Welch, asesora principal de políticas de la Alianza de Presidentes sobre Educación Superior e Inmigración.

“Todavía estamos evaluando el impacto potencial de la regla propuesta en los flujos de estudiantes internacionales hacia Estados Unidos. … Es importante que (el Departamento de Estado) cuente con los recursos adecuados para procesar las solicitudes de visa, particularmente para aquellos estudiantes y académicos que tienen plazos ajustados para obtener sus visas a fin de llegar a tiempo al período académico”, dijo Welch.

Los estudiantes internacionales en colegios y universidades de Estados Unidos contribuyeron con casi 41,000 millones de dólares a la economía de Estados Unidos y respaldaron 458,290 empleos en el año académico 2018-19, según un estudio de Nafsa: Asociación de Educadores Internacionales.

En el año académico 2020-21, los estudiantes internacionales aportaron USD 28.400 millones a la economía de Estados Unidos, una disminución de casi el 27%, o USD 10.300 millones, en gran parte debido a la pandemia.

Pero no todos creen que los costos más altos de las visas tendrán un gran impacto.

Marcelo Barros, un experto en carreras de estudiantes internacionales en Washington, dijo a la VOA que aunque el aumento de la tarifa fue “desafortunado”, no impediría que la gente fuera a Estados Unidos.

“Esto no tendrá ningún impacto significativo en la inscripción (de estudiantes) o en (las visas basadas en el empleo). Esto no tendrá ningún impacto significativo en el deseo de las empresas de contratar talento fuera de Estados Unidos”, dijo, y agregó que si los viajeros, estudiantes o trabajadores altamente calificados quieren ir a Estados Unidos, pagarán la nueva tarifa.

Con información de VOA.

Fuente: Sumarium

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*