Los pasaportes dorados: Un lujo exclusivo de los ultra ricos que poseen múltiples ciudadanías

0
585

Los ultra ricos no solo poseen uno, sino a veces dos o tres ciudadanías. Estos pasaportes, frecuentemente obtenidos a través de países particularmente generosos, pueden convertirse en objetos de colección, símbolos de estatus y lujos con los que presumir en los eventos de la alta sociedad. Sin embargo, también representan un seguro de escape en caso de que surjan dificultades personales, legales o políticas en su país de origen.

Con información de Infobae

Según Kristin Surak, socióloga política de la London School of Economics, que escribió el libro «The Golden Passport: Global Mobility for Millionaires» (El Pasaporte Dorado: Movilidad global para millonarios), estas inusuales vías de acceso a la ciudadanía son bastante recientes, aparecieron en la década de 2000.

Cada año, unas 50.000 personas (incluidos familiares de los solicitantes) obtienen la nacionalidad a través de programas de inversión.

La ciudadanía por inversión ofrece a los ricos una amplia gama de movimientos y posibles protecciones legales que el resto de los mortales no tienen. Para los países en desarrollo o que se recuperan de la crisis, estos programas son una forma fácil de aumentar las arcas públicas.

Algunos ejemplos destacados de personas que han obtenido ciudadanías adicionales son el ex CEO de Google, Eric Schmidt, quien solicitó el programa de ciudadanía por inversión de Chipre para viajar a la Unión Europea durante los bloqueos por COVID-19. Además, oligarcas rusos han adquirido pasaportes a menudo de Chipre, aunque muchos han sido revocados desde la invasión a Ucrania. Estos solicitantes invierten dinero en la industria inmobiliaria del país, en programas gubernamentales, filantropía u otros sectores, a cambio de que el gobierno considere si su contribución a la economía merece la ciudadanía y un nuevo pasaporte.

Además de los programas formales, también existe la opción de que la ciudadanía se conceda a personas por logros extraordinarios o contribuciones destacadas en un campo específico. Celebridades y atletas profesionales a menudo reciben ciudadanías de este tipo.

Para obtener un pasaporte dorado, se requiere una inversión significativa en el país en cuestión. Algunos de los países más populares para obtener la ciudadanía por inversión son Malta, Austria y Turquía. Estos programas ofrecen la ventaja de una presencia física mínima o nula y son relativamente rápidos en comparación con los procesos de naturalización tradicionales.

La Comisión Europea ha expresado su oposición a estos programas, argumentando que representan un riesgo para la seguridad de la Unión Europea al permitir la entrada a personas sin un vínculo genuino con los países de la UE. Varios países europeos han eliminado o están reconsiderando sus programas de ciudadanía por inversión debido a estas preocupaciones.

En resumen, los pasaportes dorados son un lujo exclusivo de los ultra ricos que buscan tener múltiples ciudadanías como una forma de asegurarse y acceder a beneficios adicionales. Aunque estos programas enfrentan críticas y desafíos regulatorios, siguen siendo una opción atractiva para aquellos que buscan movilidad y protección en un mundo cada vez más globalizado y cambiante.