Los secretos de Pedro Luis Martín, el ex integrante de la DISIP involucrado en el Cartel de Los Soles

0
500

Con Informacion de La Patilla

Pedro Luis Martín Olivares es un nombre poco conocido en Venezuela, pero quienes lo conocen prefieren no hablar de él abiertamente. Se trata de un ex agente de inteligencia acusado de operar durante años una red de secuestros y extorsiones.

Actualmente, se cree que opera uno de los principales brazos del Cartel de Los Soles, en sociedad con altos funcionarios del régimen venezolano.

Las autoridades de Estados Unidos han estado siguiendo sus pasos durante un tiempo. El 24 de abril de 2015, fue acusado formalmente por la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Florida de intentar importar cocaína a Estados Unidos. Posteriormente, el Departamento de Justicia ofreció una recompensa de $10 millones por su captura, una cifra más alta que la recompensa ofrecida por los hijos del narcotraficante mexicano «El Chapo» Guzmán.

A pesar de estos cargos, Martín, de 55 años, continúa operando con total tranquilidad desde Venezuela, mientras que su familia acumula sustanciales activos en el extranjero, según fuentes consultadas.

El Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) y el Miami Herald, en asociación con Armando.info e Infolibre, rastrearon parte de la fortuna de Martín en Barcelona, España, donde sus familiares han adquirido apartamentos de lujo en uno de los distritos más caros de la ciudad. Dos de estos apartamentos eran desconocidos para los investigadores españoles que rastrearon los bienes de Martín en el país.

Basándose en documentos judiciales, archivos de investigación, registros empresariales y entrevistas, los reporteros también han descubierto nuevos detalles sobre la vida del ex funcionario de inteligencia venezolano.

Martín es uno de más de una docena de funcionarios y empresarios venezolanos cercanos al régimen socialista de Caracas que enfrentan cargos o son investigados en el sur de Florida por lavado de dinero, corrupción o narcotráfico.

Operando sin controles durante años, funcionarios corruptos han logrado robar miles de millones de dólares de las arcas del Estado y beneficiarse de las operaciones de narcotraficantes aliados asociados con militares de alto rango y funcionarios del régimen. Expertos afirman que gran parte de esa riqueza ilícita ha sido invertida en el sur de Florida, inflando el mercado inmobiliario local.

Pedro Luis Martín ha acumulado poder y ha causado daño a muchas personas a lo largo de los años, aunque su influencia ha disminuido recientemente, según Ivan Simonovis, un ex comisionado de policía e investigador criminal de Venezuela.

Martín comenzó a involucrarse en actividades de narcotráfico y lavado de dinero en la década de 1990, antes de que el presidente socialista Hugo Chávez fuera elegido. Posteriormente, cooperó con las autoridades venezolanas para evitar su enjuiciamiento, participando en ventas «controladas» de drogas con el conocimiento de las autoridades para capturar a otros traficantes.

Después de que Chávez fuera elegido en 1999, Martín fue designado para la oficina antidrogas de Caracas, aprovechando las conexiones que había construido en la fuerza policial. En 2002, se convirtió en director de inteligencia financiera de la Dirección General Sectorial de Servicios de Inteligencia y Prevención, conocida como DISIP.

Durante su tiempo en la DISIP, Martín comenzó a administrar una «oficina paralela» en el Centro Lido de Caracas, utilizando informantes e intercepciones telefónicas para obtener información comprometedora sobre figuras ricas o poderosas que luego era utilizada para montar expedientes penales y extorsionar a sus víctimas.

Con el tiempo, su poder creció, y sus conexiones con altos funcionarios le permitieron mediar por personas en problemas con el régimen, a cambio de dinero. Su influencia, sin embargo, ha disminuido en los últimos tiempos.

De las seis personas entrevistadas, solo Ivan Simonovis accedió a ser citado por su nombre. Los demás hablaron bajo condición de anonimato por temor a represalias.

Martín sigue siendo una figura enigmática, pero su presunto papel en el Cartel de Los Soles y sus actividades delictivas lo mantienen en la mira de las autoridades internacionales.