Maduro asume el “libreto” de Chávez ante el conflicto en la Franja de Gaza, según analistas

1
380

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha expresado su apoyo a la causa palestina después de los recientes ataques de Hamas en Israel, siguiendo el legado de su predecesor, Hugo Chávez, según analistas consultados por la Voz de América.

Tanto Maduro como el Ministerio de Relaciones Exteriores de su gobierno han adoptado una postura firmemente pro-palestina después de los ataques del grupo Hamas el pasado fin de semana, en los que militantes armados ingresaron a la Franja de Gaza, dejando cientos de muertos y tomando como rehenes a al menos 150 personas.

El lunes, Maduro acusó a Israel de cometer «un genocidio» contra el pueblo palestino y afirmó que el gobierno israelí está llevando a cabo «un nuevo apartheid» en Gaza, con «masacres brutales contra el pueblo palestino» y habló sobre el «despojo de la tierra palestina».

Según los analistas, los comentarios de Maduro son notablemente similares a los que hizo su mentor y predecesor, Hugo Chávez, hace 15 años, lo que demuestra que Maduro continúa siguiendo el legado del chavismo.

La ruptura de relaciones de Venezuela con Israel en 2009, después de una ofensiva israelí en la Franja de Gaza, fue una jugada desequilibrada por parte de Chávez al apoyar a un bando en el conflicto, según señaló Félix Arellano, experto en relaciones internacionales.

Chávez interrumpió una postura histórica de neutralidad y respaldo a la existencia de ambos Estados, tanto el judío como el árabe, que Venezuela mantuvo desde 1947, señaló el embajador retirado Milos Alcalay.

La postura de Maduro abre la puerta a justificar una escalada de acciones por parte de Hamas y otras fuerzas terroristas, advirtió Arellano.

Iván Rojas, especialista en relaciones internacionales de la Universidad Central de Venezuela, dijo que la posición de Maduro refleja la continuidad de una política fuertemente pro-palestina que el chavismo ha seguido en los últimos 20 años. En contraste, la mayoría de los países tratan de mantener una posición más neutral en el conflicto.

La crítica a Israel no solo proviene de Venezuela, sino también de otros actores importantes de América Latina, como Brasil, México y Colombia, destacó Arellano.

En cuanto a la respuesta de los gobiernos latinoamericanos a los ataques de Hamas y la respuesta israelí, ha habido posturas mixtas. Algunos aliados de Maduro, como Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil y Alberto Fernández en Argentina, han repudiado el ataque de Hamas.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, criticó el uso de la fuerza contra civiles, lo que llevó a la embajada israelí a exigir una condena más clara contra Hamas.

Liseth Romay, profesora de la Universidad del Zulia y especialista en derecho internacional público, enfatizó que la prioridad de la comunidad internacional en estos conflictos es poner fin al derramamiento de sangre, la liberación de rehenes y prisioneros, y evitar que el conflicto se propague en la región.

Arellano señaló que es poco probable que el conflicto en Israel afecte a Venezuela en términos de precios del petróleo, ya que la industria petrolera venezolana está en crisis desde hace una década debido a escándalos de corrupción y dificultades de producción.

Venezuela ha pasado de producir 3.2 millones de barriles de petróleo al día en 2000 a cerca de 800,000 barriles. El gobierno atribuye esta deficiencia a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos, pero sus opositores señalan que la crisis es anterior a estas medidas.

En resumen, el apoyo de Maduro a la causa palestina refleja el legado del chavismo y sigue el libreto diplomático establecido por su predecesor, Hugo Chávez. Aunque la postura de Venezuela no es única en América Latina, ha generado críticas y preocupaciones sobre una posible escalada de acciones en el conflicto. Además, la crisis en la industria petrolera venezolana limita su capacidad para beneficiarse de los precios del petróleo en medio del conflicto en Israel.

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.