Maduro: En Guyana no podrán desconocer la voluntad de Venezuela en disputa territorial

0
302

El sábado pasado, Nicolás Maduro afirmó que Guyana no podrá ignorar la voluntad expresada en el referendo unilateral del domingo pasado. En ese referendo, Venezuela aprobó la anexión de un territorio de aproximadamente 160,000 kilómetros cuadrados en disputa con Guyana y controlado por el gobierno guyanés.

Maduro declaró: «No contaban con nuestra astucia. El pueblo salió en defensa de la Guayana Esequiba, el área en litigio. No podrán ignorar la voluntad soberana de Venezuela». Estas declaraciones fueron realizadas a través de X (antes Twitter).

Maduro también reiteró que siempre había optado por el diálogo directo con Guyana hasta que las autoridades guyanesas «patearon» el Acuerdo de Ginebra, el único instrumento jurídico reconocido por Venezuela para resolver la controversia. Este acuerdo establece que la disputa debe ser resuelta a través de negociaciones entre las partes para llegar a una solución mutuamente satisfactoria.

El presidente venezolano destacó que las autoridades de Guyana comenzaron a repartir el mar de Venezuela y amenazaron con establecer una base militar del Comando Sur de Estados Unidos en la zona disputada. Estas acciones hacen referencia a las licencias otorgadas por el gobierno de Irfaan Ali para la explotación petrolera en la zona.

A pesar de todo, Maduro insistió en que tanto el gobierno guyanés como la empresa estadounidense Exxon Mobil, que opera en el Esequibo bajo autorización de Georgetown, deberán sentarse a dialogar con el gobierno venezolano.

«Queremos paz y entendimiento. Queremos resolver esto de buena manera, que el mundo lo escuche», agregó el mandatario.

El viernes pasado, Maduro firmó seis decretos para oficializar anuncios anteriores, como la designación de una autoridad única para el territorio disputado, que operará desde una zona cercana al área en litigio, en el mismo punto geográfico donde ordenó establecer una división militar.

El referendo celebrado en Venezuela ha aumentado la tensión en la región y ha generado numerosos llamamientos al diálogo, mientras que Guyana ve las acciones y declaraciones de Maduro como una amenaza para Suramérica.