Maduro no tiene números para su relección

0
169

En su última participación como candidato presidencial el 7 de octubre de 2012, el fallecido presidente Chávez, conocido por su habilidad estratégica militar, insistió en su estrategia de psicología política para ganar la reelección: «10 millones de votos, no acepto menos de eso». Sin embargo, los líderes políticos de la revolución sabían que se estaba fijando un desafío difícil de alcanzar, ya que la credibilidad, gestión y popularidad del comandante habían disminuido. Aunque algunos analistas lo acusaron de ser ambicioso, Chávez quería dar la impresión de que su victoria era inevitable frente a su oponente político.

Si analizamos todas las elecciones desde 1998, las estrategias juegan un papel crucial en la supervivencia de la oposición o la continuidad del gobierno. En nuestro país, nadie puede ignorar la guerra de estrategias que se libra en torno al tema del referendo revocatorio. Cada día, el enfrentamiento entre la oposición y el gobierno parece intensificarse.

En el contexto electoral, la tendencia histórica muestra cómo ha evolucionado el voto chavista en comparación con el voto opositor, revelando una oposición cada vez más fortalecida y con mayores posibilidades de lograr una victoria contundente en el referendo revocatorio presidencial. Según nuestros últimos estudios, es evidente que la oposición venezolana se siente más motivada para participar en este importante evento electoral. Además, la mayoría de los venezolanos no confía en el Consejo Nacional Electoral (CNE), pero cada día aumenta la intención de voto a favor del cambio de gobierno. Esta motivación se basa en la búsqueda de una mejor calidad de vida para todos los venezolanos.

La crisis económica que atraviesa el país es un factor determinante en el análisis. Es una situación compleja y humillante tener que hacer colas en un país rico pero técnicamente en bancarrota. Esta crisis demuestra de manera clara que la revolución necesita una revisión o refundación urgente si quiere seguir siendo parte del escenario político-electoral. Esta realidad es una variable importante que motiva a votar por un cambio político en las elecciones presidenciales de 2024.

Venezuela se encuentra en una realidad incoherente desde un punto de vista lógico. Se habla de una economía socialista, pero en la práctica se ve más como un sistema capitalista. La contradicción dentro del paradigma marxista es que el gobierno de Maduro ha utilizado sus propias fuerzas de dominación para fortalecer a una pequeña clase social emergente que toma las grandes decisiones económicas del país.

Nuestros análisis indican que la compleja crisis política ha generado incertidumbre, angustia, ira, desesperación y tensiones entre miles de venezolanos. Además, reflejan que la gran mayoría de la población desea un cambio de gobierno. Incluso un grupo significativo de chavistas desea que Maduro deje el poder central. Sin embargo, es fácil decirlo, pero difícil de creer.

Correo: [email protected]

Síguenos en Twitter: @Hercon44 / @Herconsultores