Maduro tildó de acto fascista la irrupción policial en la Embajada de México en Ecuador

0
209

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, condenó el sábado lo que llamó un «acto fascista» de la policía en la Embajada de México en Quito. Agentes de seguridad ecuatorianos ingresaron por la fuerza el viernes por la noche para detener al exvicepresidente Jorge Glas, quien había sido otorgado asilo político por el gobierno mexicano.

«Venezuela alza su voz enérgicamente para rechazar este acto fascista contra el derecho internacional y expresa su total solidaridad con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador», declaró el líder chavista a través de X.

Estas declaraciones se produjeron minutos después de que el gobierno venezolano publicara un comunicado repudiando la «falta excesiva de decoro y sentido común por parte de las autoridades ecuatorianas».

«Es un acto de barbarie, algo nunca antes visto en América Latina. El gobierno de derecha pro-estadounidense de Ecuador violó brutalmente el derecho internacional al asaltar la Embajada de México en Ecuador y secuestrar a un asilado político reconocido por el gobierno mexicano», enfatizó Maduro.

Venezuela denunció que la policía ecuatoriana «allanó y capturó ilegalmente al exvicepresidente Jorge Glas, a quien el gobierno mexicano le había otorgado asilo político debido a la atroz persecución que ha sufrido».

«Todo esto constituye una acción que no se había registrado ni siquiera en las dictaduras más atroces de la región, creando un preocupante precedente para Ecuador y el mundo», señaló Venezuela en su comunicado.

Los policías ecuatorianos treparon por los muros de la embajada mexicana para capturar a Glas, quien enfrenta una orden de prisión preventiva por un caso de presunta corrupción en el que actualmente está siendo procesado. Anteriormente, había pasado casi cinco años en prisión por dos condenas por delitos que él niega, considerándose víctima de persecución política.

A través de las redes sociales, López Obrador denunció «una violación flagrante del derecho internacional y de la soberanía de México» y ordenó la suspensión de las relaciones diplomáticas con el gobierno ecuatoriano.