Matilda, el musical: un multiverso cargado de venezolanidad, resiliencia y amor por la lectura

0
300

En teoría, nadie puede superar a la icónica película Matilda de 1996. Tanto los críticos como los fanáticos están de acuerdo en que superarla es una tarea casi imposible, y Hollywood parecía evitar hacer posibles remakes. Mara Wilson, Pamela Ferris y Danny DeVito fueron insuperables en sus respectivos roles. A pesar de esto, en 2013 Broadway decidió convertir la historia ochentera del aclamado autor británico Roald Dahl en un musical educativo y crítico. Durante los últimos 20 años, países de todo el mundo han disfrutado de Roald Dahl’s Matilda, el musical en vivo, y en 2022, Netflix lanzó una película basada en la producción teatral que fue un éxito en más de 180 países.

Sin embargo, a pesar de todas estas adaptaciones, los personajes de Matilda seguían sin ser los mismos que en la película de 1996. Entonces surge la pregunta: ¿era necesaria una nueva versión de Matilda? ¿Funciona bien la combinación de música y el cuento fantástico de Dahl? Las opiniones son variadas. Pero después de una larga espera y un arduo trabajo de casting y planificación estratégica, Venezuela decidió adaptar la historia para llevar la magia del cine al teatro y resaltar la importancia de la cultura en la sociedad.

La directora venezolana Marianery Amin expresó que «el mejor recurso renovable que tenemos es nuestra cultura, y eso es lo que venimos a recalcar con esta obra». Durante el estreno de Matilda, Amin resaltó la importancia de la cultura en la formación de ciudadanos y en la construcción de un país. La obra fue recibida con entusiasmo por más de 2.300 personas en el Teatro Teresa Carreño, convirtiéndose en uno de los estrenos más esperados del año.

El libro de Roald Dahl, Matilda, cuenta la historia de una niña con poderes telequinéticos que vive con unos padres irresponsables. A pesar de su difícil situación familiar, Matilda aprende a leer por sí misma y descubre su pasión por los libros. Su vida da un giro cuando comienza la escuela y se enfrenta a la autoridad. A partir de ahí, comienza un camino lleno de sorpresas y milagros.

En la adaptación teatral, Alma Infante y Emelie Ciardiello interpretan a Matilda, mientras que Claudia Rojas interpreta a la dulce Srta. Miel y Julián Izquierdo Ayala da vida a la temible Tronchatoro. Otros talentosos actores completan el reparto, y la música está a cargo de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho.

La adaptación teatral de Matilda no es perfecta, pero logra capturar la oscuridad y el encanto del libro, con un gran elenco y una dirección magistral. Los números musicales, escritos por Tim Minchin, son interpretados con maestría y están acompañados de impresionantes efectos de luces y sombras. Amin logra mantener la esencia de la producción teatral mientras amplía su alcance al formato cinematográfico.

Sin embargo, algunos críticos han señalado que los personajes en la adaptación teatral han sido «tropicalizados» de manera excesiva, perdiendo parte de su esencia original. Amin explica que esta elección fue culturalmente motivada, ya que los latinoamericanos tienden a ocultar sus intenciones detrás del humor. El personaje de Tronchatoro, interpretado por un hombre, también fue una elección técnica basada en las indicaciones del Music Theater International.

A pesar de las críticas, Matilda, el musical ha sido un éxito en Venezuela, y el equipo detrás de la producción tiene la esperanza de que el público siga disfrutando de la obra. Amin espera que Matilda pueda tener una temporada más larga y entretener a todo el país. La historia de Matilda resuena con muchos espectadores, ya que todos nos hemos sentido alguna vez como niños raros. La obra es una apuesta al futuro y a la grandeza, y demuestra que el teatro musical tiene un lugar importante en la cultura venezolana.

Las últimas funciones de Matilda, el musical se llevarán a cabo en el Teatro Teresa Carreño el sábado 18 de noviembre y el domingo 19 de noviembre. Las entradas están a la venta en Ticket Plate y en las taquillas del teatro.