Mercedes-Benz ha anunciado una llamada a revisión de alrededor de 341.000 vehículos a nivel mundial, de los cuales 11.000 se encuentran en Alemania, debido a un potencial riesgo de incendio.

0
223

Según lo informado en la base de datos de la autoridad federal alemana de transportes motorizados (KBA), los modelos afectados son el GLE y GLS fabricados entre los años 2017 y 2023.

La preocupación radica en el punto de conexión a tierra ubicado bajo el asiento del pasajero delantero, que podría haberse soltado, lo que podría generar un aumento de la temperatura en la zona y, en consecuencia, representar un riesgo de incendio.

Por esta razón, la empresa ha decidido llamar a revisión a estos vehículos para verificar el estado de esta conexión y corregirla si es necesario, garantizando así la seguridad de los conductores y pasajeros.