Migración hacia Colombia no se detiene

0
448

La crisis en Venezuela se ha profundizado, haciendo que las condiciones que expulsaron a 7 millones de personas, en lo que ha sido catalogada una de las migraciones más importantes de los últimos tiempos en el mundo, se mantengan. La vecina Colombia ha experimentado el impacto mayor y ahora cuenta con una comunidad de 2.894.593, según un corte de Migración Colombia para octubre de 2022. ¿Cómo integrar a esa población?

Bram Ebus, periodista, investigador de conflicto de International Crisis Group, explicó para la cuenta @migramonitor, que en una investigación publicada el año pasado pudieron identificar las condiciones que tienen los migrantes venezolanos en Colombia, la incidencia que ha tenido el crimen organizado sobre ellos y el papel que debe jugar el gobierno, la sociedad y la empresa privada para su integración.

“El año pasado investigamos los vínculos del conflicto interno en Colombia, el crimen organizado y el impacto en la crisis migratoria, además de las tendencias que calificamos como xenófobas, las cuales mostraban a los venezolanos migrantes como culpables de la violencia y el crimen. Notamos que bandas delincuenciales se aprovechan de la vulnerabilidad de los migrantes para reclutar combatientes o trabajadores para las minas de oro y plantaciones de hojas de coca”.

Según el estudio de Ebus, esta vulnerabilidad no solo se apreció en distintas regiones, sino también en grandes ciudades, debido a que estas bandas aprovechaban a los migrantes venezolanos vulnerables para adiestrarlos en el microtráfico, sicariato y cobrar extorsiones. “El venezolano viene siendo un soldado o trabajador desechable con alta rotación”.

El periodista agregó que ahora hay en Colombia un gobierno con otra actitud hacia la población migrante y que muchos venezolanos no han encontrado estabilidad en su segundo hogar. “Acá se le abrieron las puertas al migrante con el Estatuto de Protección Temporal, lo que les permitió tener acceso al mercado laboral, salud y educación para los niños, pero muchos no lograron sostenerse y decidieron irse a Estados Unidos por la selva del Darién”.

Precisamente el paso por esta peligrosa región fronteriza entre Colombia y Panamá ha registrado un aumento sustancial de venezolanos que buscan llegar a Estados Unidos. “Están dispuestos a correr cualquier riesgo para ir a un país que les ofrece una estabilidad como ningún otro. Cerrar las fronteras no va a frenar este flujo migratorio, más bien se debería procurar un tránsito más seguro”.

Gustavo Petro y su política migratoria

La llegada de Gustavo Petro a la presidencia de Colombia significó un giro a la política hacia Venezuela con respecto a la administración de Iván Duque. El dirigente de izquierda, apostó por normalizar la relación con su vecino lo que despertó la incertidumbre sobre cómo afrontaría la migración venezolana.

“Vemos que este gobierno (Petro) no ha apostado mucho a una política migratoria necesaria para la integración socioeconómica de los venezolanos. Si bien se extendieron los plazos para aplicar por el Estatuto de Protección Temporal vemos una retórica de no reconocer la crisis migratoria ni las causas que llevan al venezolano a buscar un futuro fuera de su país. Falta mucho por trabajar al respecto”.

Ebus apuntó que la migración venezolana en Colombia es una realidad diaria que llegó para quedarse. “Hay que aprovechar la educación, preparación y mano de obra que traen, pero para eso se requieren pasos conjuntos de gobierno, sociedad civil y empresa privada”.

Radio Fe y Alegría