Miles de migrantes venezolanos recibirán permisos laborales especiales. ¿Qué implica para Nueva York?

0
220

El gobierno de Estados Unidos ha tomado la decisión de otorgar un estatus especial a casi 500.000 inmigrantes venezolanos, permitiéndoles trabajar legalmente en el país. Esta medida tendrá un impacto significativo en la ciudad de Nueva York, donde miles de personas ahora podrán buscar empleo y abandonar los refugios financiados por los contribuyentes.

Tanto el alcalde Eric Adams como la gobernadora Kathy Hochul, ambos demócratas, han elogiado esta medida como un alivio necesario. Esperan que ayude a los migrantes venezolanos, que actualmente están recibiendo asistencia de la ciudad, a encontrar viviendas independientes de manera más rápida y evitar que necesiten refugios en el futuro.

Sin embargo, a pesar de la celebración de este cambio de política, muchos funcionarios de Nueva York, expertos en inmigración y operadores de refugios están evaluando el impacto práctico y político de esta decisión. Algunos temen que no resuelva la crisis que enfrenta la ciudad y que, en cambio, pueda incentivar la inmigración de más personas.

La decisión del gobierno de Biden otorga protección especial a los venezolanos que llegaron al país antes del 31 de julio, evitando su deportación durante 18 meses y eximiéndolos del período de espera de un mes para solicitar permiso laboral. Esta medida se suma a las protecciones previamente otorgadas a venezolanos, así como a migrantes de otros países como Ucrania, Haití, Honduras, Nicaragua y Afganistán.

Es importante destacar que esta medida no proporciona una ruta permanente hacia la residencia legal, sino que ofrece protección humanitaria a los migrantes que huyen de situaciones de violencia y crisis en sus países de origen. Los venezolanos representan una de las mayores fuentes de migración hacia Estados Unidos y se considera que califican para esta protección.

En la ciudad de Nueva York, se estima que más de 110.000 inmigrantes han llegado desde la primavera de 2022, y los venezolanos son el grupo más numeroso entre ellos. Sin embargo, las estimaciones sobre cuántos de ellos aún se encuentran en la ciudad varían.

La nueva política ha generado reacciones encontradas. Los republicanos de Nueva York argumentan que alentaría la inmigración ilegal y empeoraría la crisis en la frontera. Por otro lado, los demócratas están preocupados de que los republicanos aprovechen la inquietud de los votantes en las próximas elecciones.

Los inmigrantes venezolanos han recibido la noticia de esta nueva política con alivio, pero muchos aún desconocen cómo reclamar su nuevo estatus legal. El proceso requerirá que presenten formalmente una solicitud de protección temporal y, a diferencia de otros solicitantes de asilo, los venezolanos elegibles podrán solicitar permiso laboral de inmediato.

A pesar de los desafíos que enfrentarán para encontrar vivienda y empleo en una ciudad con escasez de vivienda asequible, las autoridades planean ofrecer asesoramiento profesional y contar con el apoyo de empresas dispuestas a contratar a estos migrantes.

El alcalde y la gobernadora de Nueva York seguirán presionando al gobierno federal para obtener fondos que reembolsen los gastos de atención a los migrantes y acelerar el proceso de autorización laboral para aquellos que no califican para el estatus de protección temporal.

En resumen, la decisión del gobierno de Estados Unidos de otorgar estatus especial a los migrantes venezolanos tendrá un impacto significativo en la ciudad de Nueva York. Aunque se esperan beneficios para los migrantes que podrán trabajar legalmente y abandonar los refugios, también existen preocupaciones sobre la crisis de vivienda y la posible incentivación de más inmigrantes. La medida ha generado reacciones encontradas entre los republicanos y los demócratas, y se espera que continúe siendo un tema importante en el debate político.