“RENDIRSE O MORIR”, el dilema que plantea un pueblo fantasma ucraniano a los rusos

@DolarToday / Mar 28, 2022 @ 8:00 pm

“RENDIRSE O MORIR”, el dilema que plantea un pueblo fantasma ucraniano a los rusos

Los francotiradores rusos siguen apuntando a las calles desiertas de la localidad ucraniana de Stoyanka, pero Andrii Ostapets espera poder llevarle alimentos a sus vecinos y gatos, si siguen con vida.

Este dueño de un museo privado de 69 años volvió una semana después de haber huido de este pueblo ubicado una zona aledaña del oeste de Kiev ya que escuchó que las tropas ucranianas están repeliendo a las fuerzas rusas.

“Vimos gente muerta, casas quemadas, vivimos un infierno”, cuando Rusia ocupó el pueblo, contó Ostapets cobijado del intenso frío por una gruesa chaqueta de cuero.

El hombre cuenta que en la jornada anterior las tropas de Moscú fueron repelidas de su granja.

“Los rusos no tienen ninguna posibilidad de permanecer con vida, pueden rendirse o morir”, afirmó.

Un viento gélido sopla en Stoyanka, convertida en una localidad fantasma después de casi un mes de estar en la línea del frente occidental de los combates, luego que Rusia lanzó la ofensiva para conquistar Kiev.

El sonido de los bombardeos sigue escuchándose desde las colinas que rodean al pueblo, donde según los voluntarios ucranianos están los francotiradores rusos. A lo lejos se escuchan disparos.

Los combates continúan pese a que Moscú afirmó el viernes recortó los objetivos de su operación en Ucrania, para centrarse en el este del país, en la zona del Donbás.

Ucrania afirma que está haciendo retroceder a los rusos, que están estancados en la ofensiva de Kiev, mencionando zonas como Stoyanka, que está a medio kilómetro del límite occidental de la capital ucraniana.

“Tengo un carro lleno de alimentos, para la gente y las mascotas que se quedaron aquí, les vamos a llevar comida”, afirmó Ostapets. “Estamos esperando el permiso y vamos a ir a salvar a quienes sigan con vida”.

– Civiles abatidos por francotiradores –
Al acercarse a Stoyanka, la mayoría de las casas parecen estar vacías y algunas están destruidas por los bombardeos.

En un punto de control erigido con sacos de arena, hay grupos de personas que esperan para entregar ayuda y un miembro de una milicia de voluntarios les advierte que es un acto “suicida” intentar cruzar el centro del pueblo.

“Hoy fueron abatidos dos civiles por francotiradores”, indicó el voluntario de la milicia de defensa civil con un rifle Kaláshnikov en mano.

La localidad sigue siendo blanco de tiros, morteros y bombardeos, muchos de los cuales vienen de los bosques aledaños, explicó el voluntario.

Muchos de los residentes que se atrevieron a quedarse se están quedando sin comida.

Al lugar llega sorpresivamente la hija de Ostapets, Snizhana Shokina, que afirmó que quiere ser parte de la ayuda. Esta guerra le “duele en el alma”, dice.

“No le dije a mis padres que iba a venir porque se iban a preocupar. Simplemente decidí venir”, contó la mujer de 45 años que tiene dos hijos, que está vestida con una chaqueta de ciclista de diseño.

La mujer afirmó que quiere entregar comida y ayudar.

– “Un enemigo histórico” –
Sus padres huyeron de Stoyanka después de un bombardeo que alcanzó su jardín, lanzando a su madre al suelo y dejando un inmenso cráter.

Sus gatos “probablemente están muertos, pero esperamos que la mayoría de ellos sigan vivos”, dijo.

El camino que deben enfrentar los voluntarios es peligroso.

Los restos de una gasolinera ahora son un amasijo de metales frente a lo que solía ser la principal autopista del oeste de Kiev, que está llena de escombros.

Un vehículo conducido por una tropa de voluntarios revisa al equipo de periodistas de la AFP y les advierte que los francotiradores rusos están actuando en el cruce.

Pero Ostapets, un aficionado a la historia, afirma que Rusia es “un enemigo histórico” que se remonta a la sangrienta conquista de Kiev en el siglo XII e insiste en que ahora se trata de una violenta acción de la retaguardia de las fuerzas de Moscú en el siglo XXI.

“Los rusos se quedaron sin munición y se han dispersado en pequeños grupos. Con armas pequeñas y con francotiradores presentes, esta situación es difícil”, explicó Ostapets.

“Ellos mataron a cualquier criatura viviente, gatos, perros. Se quedaron sin provisiones, entonces entraron en todas partes y robaron todo”, señaló.

Pero con una sonrisa amplia y un puño levantado grita “¡Gloria a Ucrania!” AFP

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*