Ministro de Minas y Energía de Brasil afirmó que su país necesita urgentemente de la energía venezolana

0
279

El ministro de Minas y Energía de Brasil, Alexandre Silveira, ha anunciado que viajará a Caracas la próxima semana para negociar la reanudación inmediata de las importaciones de energía de Venezuela. Estas importaciones fueron suspendidas durante el gobierno de Jair Bolsonaro.

Durante su visita, Silveira también inspeccionará la central hidroeléctrica de Guri, ubicada en el río Caroní. Esta represa suministraba energía al estado de Roraima en Brasil a través de una línea de transmisión que no ha sido utilizada durante los últimos cinco años.

El ministro espera regresar de Venezuela con una fecha fija para la reanudación de las importaciones de energía. Si la línea de transmisión es segura y la producción de energía en Guri está en condiciones normales, estima que la energía llegará a Boa Vista, la capital de Roraima, en aproximadamente 30 días.

Brasil necesita urgentemente la energía venezolana, ya que Roraima es el único estado del país que no está conectado al sistema eléctrico nacional. Sin el suministro de energía de Venezuela, Roraima depende de costosos y altamente contaminantes generadores diésel para abastecerse de electricidad.

El suministro de energía de Guri a Roraima estuvo en funcionamiento desde 2001 hasta 2019, cuando el gobierno de Bolsonaro suspendió las importaciones debido a los apagones frecuentes en Venezuela.

La reanudación de las importaciones de energía venezolana estaba contemplada en un decreto presidencial emitido en agosto y ha sido posible gracias a la normalización de las relaciones bilaterales desde que Lula asumió su tercer mandato en enero.

El gobierno de Bolsonaro redujo al mínimo las relaciones con Venezuela debido a su consideración de Nicolás Maduro como un dictador.

Además de garantizar el suministro eléctrico de Roraima, la reanudación de las importaciones de energía venezolana generará un ahorro mensual de 10 millones de reales (unos 2 millones de dólares) para los consumidores brasileños, que actualmente pagan un precio más alto por la energía generada por las termoeléctricas.

El ministro Silveira también aseguró que la reanudación de las importaciones de energía venezolana no afectará los proyectos de Brasil para integrar a Roraima en el sistema interconectado nacional, lo que permitirá que el estado reciba energía de otras regiones del país a partir de 2024.