Motopiruetas en la vía pública ¿qué establecen las normas?

0
355

Según explicó Manuel Sánchez, abogado y especialista en transporte urbano, las motopiruetas, declaradas como deporte por el presidente Nicolás Maduro, no pueden ser practicadas en la vía pública sin autorización, ya que ponen en riesgo la vida de otros usuarios.

Sánchez señaló en una entrevista con «Circuito Éxitos» que la Ley de Transporte Terrestre es clara en cuanto a las competencias de vehículos a motor: deben desarrollarse en circuitos cerrados.

La semana pasada, Maduro celebró un acto en Caracas donde decretó la práctica de motopiruetas como deporte nacional. Este anuncio generó preocupaciones inmediatas sobre un posible aumento de motorizados realizando maniobras imprudentes y de manera anárquica en las calles del país.

Sin embargo, Sánchez subrayó que la legislación vigente prohíbe la realización de estas prácticas en la vía pública, salvo que se cuente con un permiso municipal.

El numeral 2 del artículo 179 de la Ley de Transporte Terrestre estipula: “Los conductores con licencia de primer, segundo y tercer grado que conduzcan de tal forma que pongan en peligro la seguridad del tránsito van a ser sancionados, incluso se les puede revocar la licencia con un debido proceso administrativo”.

Práctica con medidas de seguridad

El especialista indicó que las alcaldías pueden autorizar la realización de eventos en las calles, incluidos deportes de motor, siempre y cuando los organizadores cumplan con las normas del municipio y de la Ley de Transporte Terrestre.

La ley nacional establece que cuando se realizan eventos en la vía pública, se debe contar con un seguro o garantía en caso de que se generen daños a terceros.

Sánchez también señaló que el deporte de las motopiruetas todavía no está reglamentado a pesar del anuncio de Maduro. Cuando este proceso se concrete, debe incluir disposiciones de protección para una práctica segura.

Advirtió que la realización no reglamentada de motopiruetas en las calles ha causado accidentes con saldo de personas lesionadas y fallecidas.

“La moto es un vehículo de alto riesgo porque no tiene carrocería, no tiene protección para el piloto ni para su acompañante. Por tal motivo, deberían (los practicantes) usar ropas (especiales) que los protejan un poco más”.

Un estudio del Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe (CAF), citado por Sánchez, reveló que el motorizado latinoamericano, en particular el venezolano, no percibe la moto como un vehículo riesgoso. Y eso tiene muchas implicaciones en su modo de comportarse.

Una cadena de errores

El consultor en movilidad sostenible y seguridad también lamentó que en Venezuela no existan escuelas de conducción para moto. “Siempre la sociedad se queja de la forma de conducir del motorizado, pero no hemos hecho nada para enseñarlos a hacerlo bien”.

Observó que en otros países se enseña a conducir antes de que la persona obtenga la licencia. En cambio, en Venezuela, lo más común es aprender con un amigo que tiene una moto y que también aprendió con ciertas deficiencias. “Es una cadena interminable de errores tras errores”.

En opinión de Sánchez, el presidente Maduro dejó en el imaginario público la idea de que las motopiruetas ahora se pueden practicar en cualquier sitio porque es un deporte.

El reto es para la policía en las primeras de cambio. Antes de la intervención del mandatario, los cuerpos de seguridad tomaban acción contra las motopiruetas. Ahora, “se pueden generar situaciones incómodas y hasta riesgosas entre la autoridad y los ciudadanos que practiquen esta disciplina”.

Con información de El Nacional