Nicolás Maduro tiene seis meses sin nombrar a Tareck El Aissami

0
420

Maduro Evita Hablar sobre el Escándalo de Corrupción

Con Informacion de El Pitazo

Después de la renuncia del ministro de Petróleo debido a la exposición de la trama de corrupción Pdvsa–Cripto, el silencio ha sido la respuesta predominante por parte del gobierno de Nicolás Maduro en relación a uno de sus confidentes clave, Tareck El Aissami.

Han pasado seis meses desde que Nicolás Maduro mencionara públicamente a El Aissami, y este silencio parece ser la estrategia del oficialismo para minimizar el costo político y electoral del escándalo de corrupción, que según cálculos de Transparencia Venezuela, asciende a unos 16.600 millones de dólares.

Fuentes relacionadas con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y analistas políticos concuerdan en que solo Maduro o quienes él designe tienen la autoridad para hablar del caso de El Aissami.

El oficialismo considera este tema como un asunto interno y ha optado por mantenerlo fuera del discurso público.

El Aissami, quien fue vicepresidente y ocupó cargos clave relacionados con petróleo y criptomonedas, ha estado en el centro de acusaciones de corrupción y ha sido señalado por el gobierno de Estados Unidos en el pasado. A pesar de esto, Maduro y el PSUV han defendido a El Aissami en el pasado.

El silencio en torno a El Aissami ha llevado a especulaciones sobre su situación actual.

Algunas fuentes afirman que está en detención domiciliaria en el complejo militar de Fuerte Tiuna en Caracas, mientras que otras sugieren que está bajo investigación. Sin embargo, no ha habido una declaración oficial sobre su estado o su papel en el gobierno actual.

La estrategia del oficialismo parece ser mantener a El Aissami en un estado de aislamiento político hasta que se tome una decisión sobre su futuro.

El silencio sobre el caso refleja la incertidumbre en el gobierno de Maduro sobre cómo manejar esta situación delicada, que podría tener repercusiones internas y electorales significativas.

A pesar de los rumores y la falta de información oficial, el destino de El Aissami y el dinero presuntamente malversado siguen siendo preguntas sin respuesta en la mente del público.