Observatorio Venezolano de Finanzas registró aceleración de la inflación en marzo

0
329

En el mes de marzo, la tasa de inflación en Venezuela experimentó un incremento del 3,9%, lo cual representa un aumento significativo en comparación al mes anterior, cuando los precios experimentaron una caída promedio del 0,5%. Estos datos fueron reportados por el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), una entidad independiente conformada por expertos económicos.

Con estos nuevos datos, la tasa acumulada de inflación y la tasa anualizada (marzo 2023-marzo 2024) se ubicaron en un 7,8% y un 89%, respectivamente.

En cuanto a los aumentos de precios a nivel regional, el estado de Nueva Esparta lideró con un incremento del 4,8%, seguido por Zulia con un 3,9% y Anzoátegui con un 3,5%. Por su parte, en Caracas la tasa de inflación fue del 2,2%.

En términos de los componentes del índice de precios, los alimentos experimentaron un aumento del 4,8%, el transporte del 4,6%, las comunicaciones del 4,2%, y el equipamiento del hogar del 4,0%. De esta manera, el incremento en los precios de los alimentos explicó el 18% del aumento general de los precios.

El observatorio explicó que esta aceleración de la inflación se produjo en un contexto en el que la liquidez monetaria se expandió un 18,2% en el mes y un 215% en términos anualizados. A pesar de esto, el tipo de cambio se mantuvo estable, aumentando solo un 0,36% en marzo y un 29% en comparación a marzo de 2023.

El OVF señaló que, aunque la política cambiaria ha logrado estabilizar el tipo de cambio, existen riesgos importantes cuando la inflación local no disminuye de forma rápida y significativa. Esto se debe a que, al considerar el tipo de cambio real, es decir, el tipo de cambio nominal ajustado por los diferenciales de inflación doméstica e internacional, se evidencia el problema.

Mientras que en marzo la tasa de inflación internacional anualizada se situó en torno al 3,5%, en Venezuela los precios aumentaron un 89%.

El OVF concluyó que esta situación implica que los bienes producidos localmente son más costosos en comparación a los importados, lo que reduce la capacidad competitiva de la economía y limita la demanda agregada y el crecimiento económico. Tarde o temprano, será necesario corregir el desfase en el tipo de cambio, como ha ocurrido históricamente en Venezuela y en todas las economías cuando el tipo de cambio no es sostenible.