Paradojas de la alta inflación: la Argentina se vuelve un país más caro en dólares

0
411

Un largo fin de semana fue suficiente para que los inversores sintieran que habían despertado en un país diferente pero más costoso en dólares, a pesar de que la inflación de enero fue del 20.6%, en comparación con el 0.39% en Estados Unidos.

El desplome estuvo relacionado con la demanda de pesos debido al Bopreal, un bono emitido para pagar a los importadores, que se convirtió en un imán para la moneda local y en una forma más barata de competir con el dólar contado con liquidación.

Además, las pymes importadoras autorizadas para cancelar deudas en el extranjero por hasta USD 500,000 también influyeron. Para comprar dólares oficiales, comenzaron a vender billetes en el mercado financiero para recomprarlos a un tipo de cambio oficial más bajo.

A partir de ahí, se produjo un importante desplome. Las variantes del dólar financiero cayeron más del 4%. El MEP perdió $49.22 (-4.2%) y cerró en $1,124.14, mientras que el contado con liquidación (CCL) se desplomó $53.17 (-4.3%) a $1,175.84. El «blue» perdió $40 y cerró en $1,105 debido a los pagos de tarjetas y los vencimientos de impuestos a las ganancias para individuos y empresas. Esto obliga a deshacerse de los dólares sin mucho sacrificio, ya que la divisa ha estado perdiendo valor frente al peso este año.

Según Juan Martín Yanzón, jefe de mesa de ConoSur, «después de un largo fin de semana en el que pensábamos que con la caída de los bonos el dólar iba a repuntar, sucedió lo contrario y tanto el MEP como el CCL cerraron alrededor de $1,120 y $1,175 respectivamente. El flujo vendedor comenzó temprano y no se detuvo ni por un segundo».

En cuanto al Bopreal, Yanzón señaló que «hubo un buen volumen de operaciones y poca volatilidad. Estos bonos no acompañaron a los bonos soberanos; el lunes y martes los vimos operar cerca de 64 en el exterior y hoy estuvieron alrededor de 64.75, con ventas locales y compras en el exterior».

Los bonos soberanos volvieron a la normalidad. Como era de esperar, subieron cuando bajaron los dólares. El AL30D, uno de los bonos más representativos, aumentó más del 4% y su paridad subió a USD 42.50. El viernes estaba en 39.50. Pero que nadie piense que esto es un rebote después de la caída del viernes, ya que durante el feriado local operaron a la baja en el exterior. Esto explica el notable rebote de ayer.

Las subidas generalizadas de los bonos soberanos hicieron que el riesgo país bajara 98 puntos básicos (-1.8%) a 1,930 puntos básicos.

Los bonos ajustados por CER, después de conocerse que la inflación de enero fue más alta de lo estimado, tuvieron una alta volatilidad. Contrariamente a lo que indica el razonamiento lineal, no subieron. El T2X4 que vence el 26 de septiembre bajó un 0.77%. Esto demuestra lo adelantado que estaba cotizado. Los bonos que vencen en 2025 también bajaron. La demanda se centró en los bonos CER que vencen a partir de 2026, pero sus avances fueron imperceptibles. El TX28 fue el más notable con un aumento del 0.99%.

Los bonos duales tuvieron alzas a corto plazo. Estos bonos ajustados por inflación o devaluación tuvieron resultados mixtos. Subieron los que vencen a fin de mes (+0.25%) y en junio (+0.61%). En cambio, los duales de agosto cayeron un 1.58% y los de abril un 0.72%.

Las operaciones en el MLC, el mercado mayorista, tuvieron un mayor movimiento debido a las operaciones pendientes del lunes y martes. Por eso, los negocios alcanzaron los USD 500 millones, lo que permitió al Banco Central, a pesar de la demanda de los importadores, comprar USD 255 millones y aumentar las reservas en USD 93 millones a USD 26,602 millones.

Según la consultora F2 de Andrés Reschini, «un hecho que tal vez pasó desapercibido es que los privados también aumentaron sus compras. En al menos los últimos dos años, el volumen de liquidaciones ha aumentado después del largo feriado de carnaval, por lo que es de esperar que vuelva a los niveles habituales en las próximas sesiones y allí probablemente se note más la presión de los privados, que ahora tienen un mayor acceso al dólar debido al calendario establecido para el pago de la deuda comercial de importación».

Reschini también señaló que «el volumen de operaciones de futuros disminuyó después de seis sesiones consecutivas al alza, ya que se operaron 462,272 contratos en comparación con los casi 1,402,000 del viernes. Las cotizaciones siguen cayendo a medida que el mercado reduce las expectativas de devaluación, pero aún apuesta por una aceleración de cara a la cosecha gruesa».

La Bolsa tuvo una mala jornada con un escaso volumen de negocios. Las acciones operaron por un valor de $17,109 millones y el índice S&P Merval de las acciones líderes perdió un 1.65% en pesos, pero subió un 2.04% en dólares debido al desplome del CCL.

Los ADRs (American Depositary Receipts) de acciones argentinas que cotizan en las Bolsas de Nueva York tuvieron una excelente jornada, especialmente Edenor, que subió un 6.1%. Los bancos también tuvieron alzas de más del 2% debido a la mejora de sus carteras con el aumento de los bonos soberanos.

Con este mejor clima, el Ministerio de Economía convocó a una subasta de Bonos del Tesoro para mañana. Se ofrecen tres bonos con cupón cero ajustados por CER que vencen el 20 de mayo y el 30 de junio de 2026 y 2027. Los vencimientos a cubrir en esta subasta suman $2.4 billones.

El clima entre los tenedores privados de bonos parece propicio para el canje. La mayoría de los bonos que vencen mañana están en manos del gobierno.

No hay indicios de que el optimismo vaya a cambiar, aunque se espera que las acciones reaccionen para que la euforia sea completa. La Bolsa se ve afectada por la fuerte caída de la actividad económica, lo que castiga los balances de las empresas.