¿Peligra la flexibilización de sanciones a Venezuela tras sentencia contra la primaria opositora?

0
385

El gobierno de Venezuela continúa con su campaña en contra de las primarias presidenciales de la oposición, mientras que la administración Biden advierte que podría tomar medidas si el presidente Nicolás Maduro no cumple con sus compromisos. Senadores estadounidenses piden revertir la flexibilización de las sanciones impuestas.

La decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de suspender «todos los efectos» de las primarias presidenciales de la oposición, en las que María Corina Machado resultó ganadora, podría poner en peligro la flexibilización de las sanciones impuestas por Estados Unidos. Esto se debe al acuerdo firmado entre el gobierno de Nicolás Maduro y la Plataforma Unitaria de la oposición en Barbados, según coinciden los analistas.

Después de que se anunciara la sentencia del TSJ el lunes, un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos instó al gobierno venezolano a «cumplir» con los compromisos asumidos en relación con la implementación de una hoja de ruta electoral que conduzca a elecciones competitivas en 2024. De lo contrario, advirtió que se tomarán «medidas».

Senadores estadounidenses, tanto republicanos como demócratas, condenaron la sentencia del TSJ y exigieron acciones concretas por parte de la administración del presidente Joe Biden. El senador republicano Marco Rubio afirmó que no tiene dudas de que el gobierno de Maduro no tiene intención de cumplir con el acuerdo firmado en Barbados, y aseguró que Estados Unidos «debe revertir cualquier alivio en las sanciones». El senador demócrata Bob Menéndez expresó una opinión similar.

Después de la firma de un acuerdo sobre garantías electorales hace casi dos semanas en Barbados, el gobierno estadounidense anunció una flexibilización temporal de algunas sanciones en la industria petrolera, pero advirtió que estas medidas serían revertidas si no se observan avances concretos hacia el levantamiento de las inhabilitaciones y la liberación de presos políticos antes de finales de noviembre.

Según John Magdaleno, politólogo y director de la consultora Polity, la sentencia del TSJ pone en duda una posible extensión de la flexibilización de las sanciones. Según él, si se producen incumplimientos del acuerdo parcial y la contrapartida fue la flexibilización de las sanciones económicas internacionales impuestas por Estados Unidos, el gobierno venezolano está jugando con fuego.

La situación será evaluada en una reunión de la comisión de verificación de los acuerdos propuesta la semana pasada por Jorge Rodríguez, jefe de la delegación negociadora del gobierno, quien denunció que la oposición cometió un fraude en la elección en la que María Corina Machado ganó con más del 92% de los votos.

Stalin González, miembro de la delegación negociadora de la oposición, prefiere no sacar conclusiones precipitadas, pero advierte que enfrentarán obstáculos todos los días hasta el próximo año.

Geoff Ramsey, miembro senior del Centro Adrienne Arsht para América Latina del Atlantic Council, considera que el TSJ ha dado un golpe a la primera cláusula del Acuerdo Parcial sobre Derechos Políticos y Garantías Electorales para Todos firmado en Barbados, que establece que las partes reconocen y respetan el derecho de cada actor político de seleccionar a su candidato para las elecciones presidenciales de manera libre y de acuerdo con los mecanismos internos.

Luis Vicente León, economista y presidente de la encuestadora Datanalisis, no descarta que Estados Unidos pueda rediseñar sus estrategias para ejercer presión sobre el gobierno de Maduro. No cree que se vuelvan a implementar completamente las flexibilizaciones de las sanciones petroleras, pero sí ve en la sentencia un incentivo para retroceder en los acuerdos políticos alcanzados con Estados Unidos.

León considera que el dilema actual no es entre habilitación o licencias, sino entre licencias o elecciones. Según él, el gobierno venezolano puede condicionar el mantenimiento de las licencias petroleras para garantizar la estabilidad de la infraestructura necesaria para llevar a cabo las elecciones presidenciales. Sin embargo, si se limita demasiado el proceso de otorgamiento de licencias, se podría conducir hacia un proceso similar al de Nicaragua en el ámbito político venezolano, afirma.

León también opina que la primaria ha afectado mucho al gobierno venezolano y que este puede estar considerando un error haber negociado la primaria dentro del acuerdo de Barbados. Según él, si la decisión del TSJ hubiera ocurrido antes de la primaria y esta no se hubiera llevado a cabo, habría sido costoso pero mucho menos provocador que ahora, después de que se llevara a cabo el proceso de votación y se demostrara la victoria de una candidata respaldada por la población.

Los expertos coinciden en que la flexibilización limitada y temporal de algunas sanciones por parte de Estados Unidos en los sectores petrolero, gasífero y aurífero de Venezuela tendrá efectos positivos, pero insuficientes para revitalizar la economía del país, especialmente debido a la incertidumbre generada por las condiciones actuales.