Pérdidas en la producción de alimentos en Venezuela pueden alcanzar 25%

0
392

Según la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos y Afines (SVIAA), en el mundo se desperdicia al menos el 30% de la producción de alimentos, y en Venezuela esta cifra puede llegar al 25% en algunos rubros, como frutas y hortalizas. Saúl López, presidente de la organización, señaló que las pérdidas se producen desde la etapa de producción hasta la de comercialización.

López afirmó que las pérdidas de alimentos en Venezuela han aumentado un 73% en el último año, lo cual es una situación grave. Para abordar este problema, sugirió implementar políticas de economía circular o bioeconomía, que han sido exitosas en otros países y podrían ayudar a disminuir las cifras.

El presidente de SVIAA también habló sobre el ciclo de invierno en el país. Mencionó que la siembra de maíz blanco y amarillo se ha incrementado a 285.000 hectáreas, mientras que el cultivo de arroz ha disminuido a 231.000 toneladas debido a fenómenos climáticos y a los precios.

En cuanto a la producción de alimentos, López destacó que se ha logrado un aumento en la producción de maíz de 1 millón de toneladas, con un rendimiento favorable de 4,2 toneladas por hectárea. Sin embargo, advirtió que el costo de producción del arroz es mucho más alto que el del maíz, lo cual representa un desafío para los productores.

El presidente de SVIAA también resaltó la importancia de los créditos bancarios para el sector productivo del país. Según su opinión, la recuperación que se está observando en la producción de alimentos podría estancarse sin acceso a estos créditos.

En cuanto al consumo de carne, López mencionó que ha habido una disminución significativa en los últimos años. Mientras que hace 10 años el consumo per cápita de carne alcanzaba los 25 kilos, actualmente se sitúa en 8 kilos. Esta situación refleja las contradicciones y las dificultades que enfrenta el país en términos de disponibilidad y acceso a alimentos.

Finalmente, López señaló que la incertidumbre en el suministro de combustible también es un problema constante que afecta a los productores, especialmente durante el ciclo de invierno, que requiere un gran volumen de diésel. En este sentido, se estima que se necesitarán 60 millones de litros de diésel para este ciclo, pero la falta de suministro representa un desafío para los productores agrícolas.