Petro critica el «campo de concentración» donde Bukele trasladó a pandilleros

0
178

«Yo creo que hay gente que le gusta eso», dijo el mandatario colombiano sobre la situación actual de detenidos en El Salvador

Por EFE – El Nacional

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, aseguró este miércoles que la prisión de máxima seguridad a la que el gobierno de El Salvador trasladó la pasada semana a 2.000 supuestos pandilleros es realmente un «campo de concentración».

«Ustedes pueden ver en redes las fotos terribles -no me puedo meter en otros países- del campo de concentración de El Salvador, lleno de jóvenes, miles y miles, encarcelados que le da a uno escalofríos», dijo Petro durante el acto de inauguración de la ampliación de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas (pública) de Bogotá.

Las imágenes de los presos, sin camisa, con los tatuajes característicos de las pandillas, esposados, agachados y amontonados, han recorrido todo el mundo en los últimos días, con muchos detractores por la falta de humanidad en el trato.

«Yo creo que hay gente que le gusta eso, indudablemente, ver a la juventud dentro de las cárceles y creen que eso es la seguridad y se disparan las popularidades, indudablemente», consideró Petro.

Justamente esta misma mañana, Petro publicó en sus redes una encuesta de la firma costarricense CID Gallup donde Bukele es el líder con mayor opinión favorable, con 92%, y él ocupa un séptimo lugar con 57%.

Bukele ha hecho de su política de lucha contra las pandillas una de sus banderas. También ha elevado su popularidad, a pesar de tomar medidas tan controvertidas como esta.

De acuerdo con las cifras oficiales, bajo el régimen de excepción, aprobado hace un año tras una escalada de asesinatos, detuvieron a más de 64.000 personas, a las que el gobierno salvadoreño acusó de pandilleros y de las que se liberaron, hasta el momento, más de 3.300.

Las organizaciones humanitarias salvadoreñas y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) han recibido más de 7.900 denuncias de atropellos, la mayoría por detenciones arbitrarias.

A inicios de febrero, Amnistía Internacional (AI) expresó su «profunda preocupación» por esta nueva cárcel en El Salvador, dado que «la construcción de esta nueva prisión podría suponer la continuidad y el escalamiento de estos abusos».

«El presidente de El Salvador se siente orgulloso porque logró reducir la tasa de homicidios a partir, dice él, de un sometimiento de las bandas que hoy andan en esas cárceles, en mi opinión, dantescas», señaló hoy Petro.

El dirigente colombiano aseguró que se puede lograr lo mismo sin este tipo de medidas, ejemplificando con su mandato cuando era alcalde de Bogotá, donde, según él, lograron «reducir igualmente esa tasa de homicidios, de criminalidad, de violencia, pero no a partir de cárceles, sino de universidades, de colegios, de espacios para el diálogo, de espacios para que la gente pobre deje de ser pobre».