Predicen mil millones de muertes por cambio climático el próximo siglo

0
258

Según un estudio basado en la revisión de 180 estudios científicos, se estima que mil millones de personas perderán prematuramente la vida en el próximo siglo debido al cambio climático causado por la actividad humana.

El estudio propone la implementación de políticas energéticas agresivas que permitan reducir de manera inmediata y significativa las emisiones de carbono. También se recomienda un mayor nivel de acción por parte de los gobiernos, las empresas y los ciudadanos para acelerar la descarbonización de la economía global y así minimizar la cantidad de muertes proyectadas.

«Esta tragedia masiva es absolutamente inaceptable. Es realmente aterrador, especialmente para las generaciones futuras», declaró Joshua Pearce, profesor de la Universidad de Western Ontario y autor del estudio, publicado en la revista Energies junto con Richard Parncutt de la Universidad de Graz (Austria).

Pearce y Parncutt descubrieron que la literatura científica revisada por pares sobre los costos de mortalidad asociados a las emisiones de carbono converge en una «regla de las 1.000 toneladas». Esto significa que se produce una muerte prematura por cada 1.000 toneladas de carbono fósil quemado.

«Los números de energía, como los megavatios, pueden tener sentido para ingenieros como yo, pero no para la mayoría de las personas. Del mismo modo, cuando los científicos hablan de partes por millón de dióxido de carbono, eso no significa mucho para la mayoría. Sin embargo, contar las muertes es algo que todos podemos entender», explicó Pearce, quien es profesor de la Facultad de Ingeniería de Western y de la Escuela de Negocios Ivey.

«Si tomamos en serio el consenso científico sobre la regla de las 1.000 toneladas y hacemos los cálculos, el calentamiento global causado por la actividad humana equivaldría a mil millones de muertes prematuras en el próximo siglo. Obviamente, debemos actuar y debemos hacerlo rápidamente».

Pearce, experto en políticas energéticas, espera que al cambiar y cuestionar el lenguaje y las métricas utilizadas en el contexto del calentamiento global, los responsables de la toma de decisiones y los líderes de la industria comprendan mejor las duras realidades relacionadas con la dependencia mundial de los combustibles fósiles.

«A medida que las predicciones de los modelos climáticos se vuelven más claras, cada vez es más evidente que estamos dañando a los niños y a las generaciones futuras con nuestras acciones», afirmó Pearce.

Cuando se reconoce esta correlación directa, ya no es posible ignorar las responsabilidades que tenemos frente a las emisiones de gases de efecto invernadero. El estudio concluye que, para limitar estas enormes responsabilidades futuras y salvar muchas vidas humanas, es necesario que la humanidad deje de quemar combustibles fósiles lo más pronto posible y adopte un enfoque más agresivo en términos de eficiencia energética y energías renovables.