Qué significa para los venezolanos la masiva concesión de permisos de trabajo y qué tiene que ver la crisis migratoria de Nueva York

0
357

Carlos recibió una advertencia de que sería arrestado si regresaba a Venezuela. Durante casi dos décadas, trabajó como investigador de la policía científica venezolana y también fue asignado en Interpol para investigar casos de narcotráfico, homicidios y delitos financieros.

Según relata, en su último caso detuvo a dos venezolanos involucrados en estafas digitales en Estados Unidos y Venezuela. Sin embargo, recibió órdenes de dejarlos en libertad y no informar a Interpol debido a sus conexiones con el gobierno venezolano. Debido a las amenazas y humillaciones constantes, Carlos decidió dejar a su esposa e hijas y huir de Venezuela.

En marzo, Carlos ingresó a Estados Unidos con una visa de turista. Durante los últimos seis meses, ha vivido de sus ahorros y ha vendido sus bienes en Venezuela, ya que no puede trabajar legalmente al ser indocumentado. Sin embargo, la reciente decisión del gobierno de Joe Biden de otorgar el Estatus de Protección Temporal (TPS) a casi medio millón de venezolanos le brinda la oportunidad de trabajar legalmente.

Carlos ve esta medida como una bendición, ya que le permitirá solicitar asilo y trabajar para poder reunirse con su familia. El TPS proporciona una exención temporal de deportación y acceso a permisos de trabajo durante 18 meses para los venezolanos que ingresaron a Estados Unidos hasta el 31 de julio de este año. Aquellos que llegaron después de esa fecha corren el riesgo de ser deportados.

Esta concesión del TPS a casi medio millón de venezolanos es la mayor otorgada a ciudadanos de una misma nacionalidad en Estados Unidos. Hasta ahora, 243,000 venezolanos ya tenían este estatus desde 2021. En comparación, un total de 610,000 migrantes de otras nacionalidades, incluyendo salvadoreños, hondureños y nicaragüenses, trabajan en Estados Unidos bajo el TPS.

La decisión del gobierno de Biden se debe en gran parte a las presiones del alcalde de Nueva York, Eric Adams, y legisladores demócratas, debido a la llegada masiva de migrantes a la ciudad en el último año. Se estima que cerca de la mitad de los migrantes son venezolanos. Esta situación ha llevado a una crisis en la que decenas de miles de migrantes han tenido que ser alojados en hoteles, refugios y otras instalaciones.

El TPS será de gran ayuda para los venezolanos que están en procesos de asilo, deportación o apelación, ya que les brindará protección contra la expulsión y facilitará la tramitación de permisos de trabajo. Sin embargo, es importante asesorar a los venezolanos sobre los beneficios del TPS, ya que muchos desconocen el inglés y las leyes estadounidenses.

Algunos activistas consideran que esta decisión puede disuadir a los venezolanos de emigrar a Estados Unidos en el futuro, mientras que otros temen que promueva una mayor llegada de migrantes con la esperanza de recibir futuras medidas de protección. Además, la concesión del TPS reduce la presión sobre los servicios de asistencia y alojamiento en Nueva York, aliviando la carga que ha generado la llegada masiva de migrantes venezolanos.

En general, la concesión del TPS muestra el compromiso del gobierno de Biden con los migrantes venezolanos y su reconocimiento de la crisis en Venezuela. A medida que más venezolanos se beneficien de este estatus, podrán comenzar a reconstruir sus vidas en Estados Unidos y buscar un futuro mejor.