«Es hora de abolir el celibato»: Alto cargo de la Iglesia suiza se pronuncia tras escándalo por abusos sexuales

0
422

El presidente de la Conferencia Episcopal Suiza, el obispo Felix Gmur, ha hecho declaraciones importantes tras la revelación de más de 1.000 casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Suiza desde 1950. Gmur se ha pronunciado en contra del celibato y a favor de permitir que las mujeres sean sacerdotes en la Iglesia Católica.

Con información de RT

En una entrevista con el diario Neue Zurcher Zeitung, Gmur expresó su opinión sobre el celibato sacerdotal, afirmando que este símbolo ya no es comprendido por la sociedad actual y que es hora de abolirlo. También declaró que no ve ningún problema en imaginar sacerdotes casados.

El obispo reconoció que al principio de su carrera, se centró en la conducta jurídicamente correcta en los casos de abusos, sin prestar suficiente atención a la perspectiva de las víctimas. Sin embargo, con el tiempo, ha cambiado su perspectiva y aboga por un control externo en las investigaciones eclesiásticas de abusos, alineándose con las demandas de la Conferencia Central Católica Romana.

Además, Gmur expresó su deseo de actuar de manera más liberal de lo que las normas de Roma permiten y abogó por la descentralización de la Iglesia. Según él, es necesario una nueva moral sexual y la oportunidad de establecer normas a nivel regional, un acto de inculturación importante para la Iglesia.

En cuanto a la exclusión de las mujeres de la ordenación sacerdotal, el obispo considera que es incomprensible y que se necesitan cambios en la Iglesia católica en este sentido.

El estudio publicado el 12 de septiembre por la Universidad de Zúrich reveló que se han registrado al menos 1.002 casos de abusos sexuales por parte del clero católico suizo desde 1950, aunque se cree que esta cifra representa solo la punta del iceberg debido a la falta de denuncias y la destrucción de documentos. La Conferencia Episcopal Suiza ha propuesto la creación de un tribunal penal y disciplinario eclesiástico para abordar estos casos, pero esta propuesta aún debe discutirse con el papa Francisco, ya que no está prevista en el derecho canónico.