Qué son los BRICS, el bloque de países al que Argentina se sumará a partir de 2024

0
492

A partir del 1 de enero de 2024, Argentina se unirá oficialmente al grupo BRICS, conformado por Irán, Arabia Saudita, Egipto, Etiopía y Emiratos Árabes Unidos. Esta decisión tiene un impacto significativo en la política exterior del país y se enmarca en un contexto geopolítico y económico.

Los BRICS son una asociación económica, política y social compuesta por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Durante la década de 2000, estos países emergentes se consideraban las economías más prometedoras del mundo y establecieron una cooperación Sur-Sur.

Este bloque tiene una gran relevancia en el ámbito económico, ya que representa el 42% de la población mundial, más del 30% del Producto Interno Bruto (PIB) y más de un tercio de la producción global de cereales. Además, abarca el 30% del territorio del planeta y el 18% del comercio internacional.

El término BRIC fue acuñado por primera vez en 2001 por el economista de Goldman Sachs, Jim O’Neil, para referirse a los principales mercados emergentes: Brasil, Rusia, India y China. Según O’Neil, estos países dominarían la economía mundial para el año 2050 debido a su gran población, extensión territorial, recursos naturales y altas tasas de crecimiento del PIB.

A partir de 2006, los países fundadores de los BRICS comenzaron a plantear la idea de establecer un liderazgo global alternativo. En 2009, el bloque comenzó a funcionar oficialmente con reuniones anuales de jefes de Estado y de Gobierno. En 2011, Sudáfrica se unió al grupo, completando así los cinco países que, a pesar de sus diferencias, han logrado mantenerse unidos mediante el pragmatismo.

Desde su creación, los BRICS han defendido el multilateralismo y han buscado una gobernanza internacional más adecuada a sus intereses nacionales. Uno de sus logros más destacados fue la reforma del sistema de cuotas del Fondo Monetario Internacional, que incluyó por primera vez a Brasil, Rusia, India y China entre los diez mayores accionistas.

Además de las reuniones presidenciales, los BRICS organizan alrededor de 100 reuniones anuales a través de su presidencia rotativa. Estas reuniones abarcan diversos temas como tecnología, cultura, educación y deportes.

Si bien algunos países del bloque han perdido peso económico a nivel internacional y no han logrado mantener el alto crecimiento económico de China e India, el grupo en su conjunto se ha consolidado como un importante actor financiero a nivel mundial. Además, han trabajado en el establecimiento de una nueva arquitectura financiera internacional para brindar apoyo a los países en desarrollo.

En la Cumbre de Fortaleza en 2014, se creó el Nuevo Banco de Desarrollo (BND), el cual otorga préstamos para financiar proyectos de infraestructura y energías renovables en los países BRICS. En ese marco, también se firmó el Acuerdo de Reserva Contingente, un mecanismo de estabilidad financiera para los países afectados por crisis en sus balanzas de pagos.

La relevancia de esta asociación va más allá de lo económico y tiene un fuerte componente geopolítico. En un mundo multipolar, donde Occidente ya no es el único centro de poder en política, comercio y finanzas, Rusia puede desplegar su poderío militar, Brasil se mantiene como una superpotencia en América y Sudáfrica es la nación más desarrollada de África. Por su parte, China compite directamente con Estados Unidos en materia de inversiones y mercados en todas las regiones.

Si bien la participación de los BRICS en el PIB mundial ya supera a la de las economías del G7, en términos nominales, el G7 aún representa el 45% del PIB mundial, en comparación con el 70% registrado en la década de 1990.