«Quedó en el limbo jurídico»: José Brito pide al TSJ aclarar el estatus de Primero Justicia

0
180

El diputado venezolano José Brito, quien fue expulsado de la oposición tradicional en 2019, ha pedido al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que aclare la situación jurídica de Primero Justicia (PJ), partido al que perteneció durante años y en el que actualmente milita el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles.

En una conferencia de prensa en Caracas, Brito informó sobre una solicitud que envió a la Sala Constitucional del TSJ para que aclare el estatus del partido. Recordó que en junio de 2020, el TSJ intervino la formación y lo nombró a él como líder de una junta directiva ad hoc, pero esta decisión fue suspendida tres meses después.

«Esta medida quedó en un limbo jurídico. No ha sido resuelta», afirmó Brito. Espera que el TSJ responda pronto a esta pregunta, ya que entre el 21 y el 25 de marzo los partidos deben inscribir a sus candidatos para las elecciones presidenciales que se celebrarán el 28 de julio.

«Queremos saber si Primero Justicia está en condiciones de postular y quiénes son los autorizados para hacerlo», reiteró Brito, quien también es aspirante a la presidencia. Sin embargo, la Plataforma Unitaria Democrática (PUD), el mayor bloque antichavista, lo acusa de ser un «tarifado» del gobierno.

El 4 de septiembre de 2020, el TSJ anunció la suspensión de la medida cautelar que permitía a la nueva directiva de Primero Justicia utilizar la tarjeta electoral, el logo, símbolos, emblemas y colores del partido. Esto es algo que la PUD planea utilizar a favor de su candidatura en las próximas elecciones presidenciales.

Primero Justicia, que es uno de los cuatro partidos más fuertes de la oposición tradicional en Venezuela, es uno de los dos partidos, junto con Un Nuevo Tiempo, que hasta ahora mantiene el control sobre su tarjeta electoral. Acción Democrática y Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, han sufrido intervenciones judiciales que han puesto el control de los símbolos de sus partidos en manos menos críticas con el chavismo.