Quién era Alexei Navalny, el opositor que desafió a Vladimir Putin, fue envenenado, encarcelado y murió en prisión

0
150

Alexei Navalny, un destacado opositor al presidente Vladimir Putin y valiente luchador contra la corrupción en Rusia, falleció hoy de forma inesperada en la prisión donde estaba detenido desde diciembre pasado. Navalny, de 47 años, había sido condenado a 19 años de prisión por desafiar al régimen del Kremlin.

Navalny estudió Derecho en la Universidad Estatal de Moscú, donde se graduó en 1998. Posteriormente, obtuvo un título de posgrado en Finanzas y Valores en la misma universidad. Durante sus años de estudiante, participó activamente en movimientos estudiantiles y fue miembro del partido político liberal Yabloko.

Después de trabajar como abogado durante algunos años, Navalny se convirtió en un destacado bloguero y activista anticorrupción. Fundó el Proyecto Anticorrupción, una organización que investiga y expone casos de corrupción en Rusia, y su blog se convirtió en una plataforma influyente para denunciar la corrupción dentro del gobierno ruso.

En 2011, Navalny emergió como líder de las protestas antigubernamentales que surgieron en Rusia tras las elecciones parlamentarias, ampliamente consideradas como fraudulentas. Su llamado a luchar contra la corrupción y el autoritarismo del gobierno de Putin resonó entre muchos rusos, especialmente entre la juventud.

A lo largo de los años, Navalny enfrentó numerosos arrestos y juicios políticamente motivados. En 2013, fue condenado a cinco años de prisión por malversación de fondos, un cargo que él y sus seguidores consideraron políticamente motivado. Sin embargo, su sentencia fue suspendida después de que miles de personas protestaran en las calles de Moscú.

En 2020, Navalny sobrevivió a un envenenamiento con el agente nervioso Novichok, un incidente que él atribuyó a agentes del gobierno ruso. Tras recuperarse en Alemania, regresó a Rusia y fue arrestado de inmediato. Su detención provocó protestas masivas en todo el país y una condena internacional.

A pesar de la persecución y los intentos de silenciarlo, Navalny continuó siendo una figura influyente en la política rusa y un símbolo de resistencia contra el gobierno de Putin. Su valentía y determinación lo convirtieron en un ícono de la lucha por la democracia y los derechos humanos en Rusia.

Laboratorios europeos concluyeron que Navalny fue víctima de una sustancia neurotóxica del grupo de Novichok, desarrollada en la era soviética con fines militares. Tras sobrevivir a este presunto intento de asesinato, Navalny tardó en contraatacar. A mediados de diciembre, difundió una conversación telefónica en la que desenmascaró a uno de los agentes de los servicios de seguridad rusos (FSB) que admitió haber intentado envenenarlo.

Para Navalny, el envenenamiento fue orquestado directamente por el presidente Vladimir Putin, su enemigo declarado. Sin embargo, el mandatario ha negado todas las acusaciones en su contra.

A pesar de ser ignorado por los medios nacionales, sin representación en el Parlamento y sin poder presentarse como candidato debido a una condena por fraude fiscal que él denunció como política, Navalny siguió siendo la voz más fuerte de la oposición rusa.

Durante años, se enfrentó al partido del Kremlin, Rusia Unida, al que se refería como «la formación de los ladrones y estafadores». Sus videos en YouTube, donde cuenta con más de 4.8 millones de seguidores, tienen una gran audiencia y sus investigaciones sobre la corrupción de las élites rusas acumulan decenas de millones de visualizaciones.

A lo largo de su carrera política, Navalny enfrentó numerosos obstáculos y ataques. Fue atacado en 2017 por hombres que le arrojaron un antiséptico en la cara, causándole daños en un ojo. Además, fue arrestado y detenido en varias ocasiones por su participación en manifestaciones y protestas.

A pesar de todas las adversidades, Navalny nunca dejó que las amenazas a su seguridad o la de su familia mermaran su motivación. Siempre se mostró dedicado a su trabajo político y agradecido por el apoyo de sus seguidores. Afirmaba que no había nada que lo hiciera más feliz que trabajar por lo que creía y contar con el respaldo de mucha gente.

La muerte de Navalny es una gran pérdida para la lucha por la democracia y los derechos humanos en Rusia. Su legado perdurará y su valentía seguirá inspirando a otros en la búsqueda de un país más justo y libre.