Renuncia completa de rectores del CNE pone en riesgo proyectos electorales y el cambio de nombre para personas trans

0
345

La renuncia completa de los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) ha dejado en duda la capacidad de ejecutar a tiempo los proyectos en curso del organismo, como la actualización del Registro Electoral, la asistencia a elecciones de gremios y sindicatos, y la promesa de cambio de nombre para personas trans.

Con información de TalCual

Desde el 15 de junio, se ha desencadenado una «crisis institucional» dentro del CNE después de la renuncia de ocho rectores principales y suplentes, incluyendo al presidente Pedro Calzadilla. Más tarde, se unieron al éxodo el vicepresidente del organismo, Enrique Márquez, y el rector Roberto Picón.

Calzadilla afirmó que «los proyectos del CNE continuarán ejecutándose sin contratiempos como un poder Electoral que se prepara para los procesos venideros». Sin embargo, el organismo electoral enfrenta numerosas deudas que complican el panorama electoral, como la actualización del Registro Electoral, retrasos en la convocatoria de elecciones en cinco municipios, así como en gremios y sindicatos. Además, hay preocupaciones en relación con los derechos específicos de la población, como el cambio efectivo de nombre para personas trans e intersex.

Según el vicepresidente del CNE, Enrique Márquez, en el documento de su renuncia se mencionan al menos 10 proyectos pendientes que estaban siendo llevados a cabo por algunos de los rectores. Entre ellos, se encuentran reformas y nuevas leyes relacionadas con procesos electorales, financiamiento de organizaciones políticas, delitos electorales y partidos políticos. Asimismo, se tenía previsto implementar un sistema automatizado de registro y gestión para los partidos políticos, así como actualizar la normativa de asistencia técnica a gremios y sindicatos.

El Registro Electoral también ha sido motivo de preocupación, ya que, aunque es permanente, solo cubre las Oficinas Regionales Electorales (ORE) ubicadas en las capitales de estado, lo cual representa un problema para aquellos ciudadanos que deseen actualizar sus datos y vivan en otros municipios. A pesar de ocho meses de retraso, el CNE anunció recientemente el corte del Registro Electoral, el cual habilita a 21.010.514 electores para votar en futuros procesos electorales.

Por otro lado, la falta de alcaldes en cinco municipios y la demora en convocar elecciones para reemplazarlos ha generado preocupación. También se ha mencionado la promesa incumplida de implementar un mecanismo para permitir el cambio de nombre a personas trans e intersex, que ha quedado estancado desde diciembre de 2022.

Ante estos acontecimientos, activistas y organizaciones han expresado su preocupación y escepticismo acerca de la capacidad del CNE para cumplir con sus responsabilidades antes de ser reemplazado por la nueva Asamblea Nacional electa en 2020. Las promesas de avance en proyectos clave han quedado en el aire, generando incertidumbre sobre el futuro electoral y el cumplimiento de los derechos de las personas trans en Venezuela.