Romance en el trabajo: la razón por la que la Generación Z y los millennials prefieren relaciones laborales

0
205

Una reciente encuesta ha revelado un cambio significativo en el interés amoroso hacia relaciones dentro del ámbito laboral entre los más jóvenes, después de una pausa marcada por el movimiento #MeToo y la pandemia.

Infobae

Un tercio de los trabajadores más jóvenes de la generación del milenio y la generación Z están abiertos a romances laborales. (Imagen ilustrativa Infobae)

Dani Coco juró que nunca volvería a salir con un compañero de trabajo después de una experiencia desagradable. En su segundo empleo luego de la universidad en 2019, como gestora de talento, Coco comenzó una relación con un colega que ocupaba el mismo cargo. Aunque la empresa tenía una política permisiva sobre relaciones en la oficina, su compañero insistió en mantener el romance en secreto. Sin embargo, seis meses después, él la dejó de manera abrupta.

«Nunca más», declara Coco, ahora de 25 años, residente de San Diego, California, a Fortune.

El movimiento «No mojes la pluma en la tinta de la empresa» no impidió que uno de cada cinco estadounidenses conociera a su pareja en el trabajo en la década de 1990.

Aunque el movimiento #MeToo y la pandemia hicieron que los estadounidenses detuvieran los romances en el lugar de trabajo, una encuesta realizada en febrero por la Sociedad de Recursos Humanos (SHRM) muestra que algunas actitudes son atemporales, y los jóvenes están dispuestos a volver a explorar las relaciones laborales después de una pausa que pareció durar años.

Según la investigación de la SHRM, el 33% de los trabajadores más jóvenes de la generación Z están abiertos a involucrarse en relaciones en el lugar de trabajo, en comparación con el 15% de los millennials mayores, el 27% de la generación X y el 23% de los baby boomers.

La vuelta al romanticismo en la oficina coincide con un período de desaceleración en las aplicaciones de citas, una vez populares entre los jóvenes. En el último año, las acciones de Bumble han disminuido un 40,32%, mientras que las de Match Group han caído aproximadamente un 5%; aunque no es un descenso dramático, ha perdido un 66% de su valor desde su salida a bolsa.

A medida que el cansancio por las aplicaciones crece y los encuentros en persona vuelven a ser populares, la Generación Z y los millennials están poniendo en práctica su pasión por las relaciones laborales, aunque algunos aprendan lecciones difíciles en el camino.

¿Tabú o no tabú?

Salir con un compañero de trabajo puede ser tanto arriesgado como gratificante. Katrina Gao, de 28 años, conoció a su prometido en 2019 mientras ambos trabajaban en las oficinas corporativas de la marca de moda Aritzia en Vancouver. Su romance comenzó de manera gradual a través de almuerzos de trabajo y horas felices después del trabajo, y se consolidó durante la pandemia.

Gao cree que conocer a alguien en el trabajo es «100%» mejor que hacerlo a través de una aplicación de citas. «Con las aplicaciones de citas… tienes que pasar por muchas malas citas antes de encontrar una buena», explica a Fortune.

Si bien la tendencia de salir con colegas está en alza, no está exenta de riesgos. Michelle, una asociada de 23 años de una empresa Fortune 500 que prefirió mantener su identidad en el anonimato, se involucró con un compañero después de participar en un programa de talentos. Aunque su relación comenzó prometedora, terminó en incomodidad en el trabajo cuando su compañero le dijo que no quería nada serio.

A pesar de las dificultades, Michelle valora la experiencia y encuentra el romance en el trabajo más gratificante que conocer a alguien en línea. «Si conoces a alguien por Internet, realmente no hay una experiencia compartida que conecte a los dos. En mi caso y el de este compañero de trabajo, ambos estábamos en el mismo lugar, en el mismo entorno, pasando mucho tiempo juntos», comenta.

El declive de las aplicaciones de citas

El resurgimiento de las relaciones en la oficina coincide con el cansancio de la generación Z y los millennials por las aplicaciones de citas, y su creciente deseo de relaciones más personales.

«Si nos fijamos en las métricas de todo el ecosistema de aplicaciones de citas en línea, ha estado en declive desde 2021», comenta Ygal Arounian, director de investigación de acciones de Internet en Citibank. «Casi no ha habido crecimiento desde 2019, por lo que estamos viendo un período de cinco años en el que, colectivamente, los usuarios y el tiempo dedicado a las aplicaciones de citas no han visto ningún nivel real de crecimiento».

Además de una disminución en el precio de las acciones, Match Group, el conglomerado que posee Tinder, Hinge, The League y más, informó en el cuarto trimestre de 2023 que los usuarios de pago disminuyeron un 5% año tras año. El descenso fue más pronunciado para Tinder en particular, con una caída de suscriptores de pago del 8%.

A medida que los jóvenes buscan alternativas más personales a las citas en línea, el romance en el trabajo vuelve a ser una opción atractiva.

En su búsqueda del amor, Dani Coco, gestora de talento afincada en San Diego, ha tenido una relación intermitente con las aplicaciones de citas.

“Si utilizas las aplicaciones de citas como método principal para conocer gente, te frustrarás al 100%”, afirmó Coco. “Porque para mí, las aplicaciones de citas son un complemento a tu vida de citas, no toda tu vida de citas”, añadió.

Ahora paga por dos aplicaciones y conoce a posibles parejas en persona a través de encuentros de pickleball, eventos para solteros y un casamentero, en cualquier lugar menos en el lugar de trabajo.