Con Tareck El Aissami, el chavismo suma 4 ministros de petróleo acusados por corrupción

0
205

En la actualidad, la cartera petrolera de Venezuela se encuentra envuelta en una serie de controversias, ya que varios exministros están enfrentando problemas legales. Dos de ellos se encuentran detenidos en el país, mientras que otro se encuentra en el exilio y uno más falleció bajo custodia del Estado debido a complicaciones de salud.

Tareck El Aissami, exvicepresidente y antiguo mano derecha del presidente Nicolás Maduro, se suma a la larga lista de ministros del gobierno chavista que están siendo perseguidos por la justicia venezolana por presunta corrupción. El Aissami es el cuarto ministro de petróleo de las administraciones de Hugo Chávez y Maduro que ha sido acusado de enriquecerse a costa del patrimonio nacional durante los últimos 20 años.

Otro exministro petrolero que ha enfrentado problemas legales es Rafael Ramírez. Durante su mandato, se le atribuyen las negociaciones petroleras para las operaciones en la Faja del Orinoco, que Chávez consideraba como la joya de la industria venezolana. Sin embargo, Ramírez fue acusado de liderar una trama de corrupción que generó pérdidas millonarias para el país. Actualmente, se encuentra en el exilio en Europa, desde donde ha denunciado las «desviaciones» políticas y constitucionales del gobierno de Maduro.

Eulogio Del Pino, quien también ocupó el cargo de ministro de petróleo, fue detenido en diciembre de 2017 por su presunta participación en operaciones corruptas que causaron daños millonarios al patrimonio nacional. Además, se le acusó de falsificar cifras de producción y participar en contratos ilegales. Lamentablemente, Del Pino falleció mientras estaba bajo custodia del Estado debido a complicaciones de una enfermedad crónica.

Por último, Tareck El Aissami, quien recientemente ocupó el cargo de ministro de petróleo, fue detenido por liderar operaciones corruptas en la industria petrolera venezolana. Se le acusa de alterar el tipo de cambio del país para beneficio propio, así como de tener vínculos con una «mafia» política en Estados Unidos. Junto a él, también fueron acusados el exministro Simón Zerpa y el empresario Samark López por varios delitos, incluyendo traición a la patria y apropiación del patrimonio público.

Estos casos de corrupción en el sector petrolero de Venezuela han generado un gran impacto en el país, ya que se trata de una de las principales fuentes de ingresos. La justicia venezolana continúa investigando y llevando a cabo acciones legales contra aquellos que han abusado de su posición para enriquecerse ilegalmente.