Rusia e India compiten por llegar primero al polo sur de la Luna

0
304

La misión Luna 25 de Roscosmos ha logrado con éxito ingresar a la órbita lunar y se une a la misión india Chandrayaan 3 en su objetivo de convertirse en la primera en aterrizar en el polo sur lunar a fines de agosto.

Lanzada el 10 de agosto, Luna 25 marca la primera misión lunar de Rusia desde Luna-24 en 1976, cuando el país era parte de la Unión Soviética. Según la agencia espacial rusa Roscosmos, la nave espacial logró ingresar exitosamente a la órbita lunar el 16 de agosto y parece estar en buen estado.

«Todos los sistemas de Luna-25 están funcionando normalmente; la comunicación con la nave es estable. Se están realizando sesiones para medir los parámetros de navegación actuales», dijo Roscosmos en una publicación en Telegram.

Luna-25 tomó sus primeras fotografías el 13 de agosto, que también fueron compartidas por Roscosmos a través de Telegram. «Estas imágenes muestran los elementos del diseño del dispositivo en contraste con la Tierra, de la que nos hemos alejado para siempre, y en contraste con la luna, a la que pronto llegaremos», escribió Roscosmos en Telegram.

El objetivo final de la misión es aterrizar cerca del polo sur de la luna, un intento que está programado para llevarse a cabo entre el 23 y el 25 de agosto. Si Luna-25 logra aterrizar, estudiará los fascinantes alrededores durante el próximo año utilizando ocho instrumentos científicos. Una de sus principales tareas será buscar hielo de agua, un recurso que se cree que es abundante en la región del polo sur.

Luna-25 no es la única nave espacial que se prepara para aterrizar en la luna: la sonda india Chandrayaan 3 también está en camino. Chandrayaan 3 fue lanzada el 14 de julio, ingresó a la órbita lunar el 7 de agosto y tiene previsto aterrizar cerca del polo sur de la luna el 23 o 24 de agosto, aproximadamente al mismo tiempo que Luna-25 y en la misma área general. El programa Artemis de la NASA también tiene como objetivo llevar astronautas de nuevo a la Luna, específicamente al polo sur.

El interés en esta zona se debe a las supuestas reservas de hielo de agua en el polo sur, que podrían servir como base para futuros asentamientos humanos y suministrar propelente para naves espaciales que se dirijan a Marte y otros destinos lejanos.