Se dedicaba a rescatar y cuidar perros hasta que el SEBIN la acusó del atentado contra Maduro: sin pruebas fue condenada a 24 años de prisión

0
217

El 21 de septiembre de 2018, el Servicio Bolivariano de Inteligencia se llevó detenida a Ángela Lisbeth Espósito Carrillo, directora de la ONG Fundanimal, que tenía bajo su cuidado a algunos perros de personas buscadas por causas políticas

Por Sebastiana Barráez – Infobae

El 21 de septiembre de 2018, el Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) se llevó detenida a Ángela Lisbeth Espósito Carrillo, directora de la ONG Fundanimal, que tenía bajo su cuidado a algunos perros de personas buscadas por causas políticas. Ella fue condenada a 24 años de prisión por el intento de magnicidio contra Nicolas Maduro en agosto de 2018, Operación Fénix, sin que se presentara prueba alguna de su participación en la conspiración, sin que haya tocado o tenido relación con los drones. Ha pagado muy caro el haber ayudado a una mujer alias Dante quien le pidió que le diera hospedaje a un joven que resultó involucrado en el caso de los drones.

El 18 de diciembre de 2019, Ángela Expósito dijo, en audiencia, y ante el Tribunal que no tenía familia en Venezuela. “Mi madre está en Madrid”. Narró que, desde los 8 años, se dedica a salvar vidas de animales. “Hace 10 años registré una fundación, no es como dicen los medios sociales que mi fundación sirvió como cortina. La protección animal no es un acto terrorista; yo atiendo a los animales, los recupero y los adopto”.

En un reportaje del portal de noticias español eldigitaldecanarias.net, a propósito de que Ángela Expósito tiene nacionalidad española, además de la venezolana, destacan que ella es “de profesión docente, investigadora en el área de conservación de fauna silvestre, estudiante de derecho, proteccionista de animales y presidenta de Fundanimalia, una ONG encargada de ayudar, no solo a los animales de la calle, sino de proteger a las mascotas de perseguidos políticos como la del ex policía del CICPC Oscar Pérez y las mascotas Thor y Arpa del coronel retirado (GN) Oswaldo García Palomo”.

La directora de Animalia, condenada a 24 años de prisión agregó que, en julio de 2018, recibe por redes sociales, la denuncia de que dos perritos tenían días sin alimentación, le insisten que los rescate y (una mujer que se identifica como Dante) envía, por Twitter, una dirección entre Carrizal y San Antonio de Los Altos, estado Miranda; esa vivienda es donde vivía la familia del coronel retirado (GNB) Oswaldo Valentín García Palomo, quien está preso. Ya en el sitio, el vigilante le confirma que hay dos perros en la casa, al día siguiente se entrevista con la presidenta del edificio, quien le informó que no había vuelto a ver a unas personas que cuidaban el lugar. Ella hizo reuniones con la alcaldía de carrizal, Protección Civil y otros organismos, quienes le recomendaron hacer la denuncia y así lo hizo.

Caída en desgracia

“Una tarde recibí llamada de la alcaldía ir hacer el rescate de los perros, junto policía, protección civil y personal de la alcaldía. Yo no tenía relación con los dueños de la propiedad, pero me lleve los perritos a casa de mi hermana, ya que en la parte de atrás tenía tres perritos y se podían hacer compañía. Pasaron los días y tuve comunicación con la dueña que está en Canadá y me dijo que por cuestiones de espacio no se podía quedar y que me hiciera cargo de los perros que ella me mandaría para cuidarlo”.

“Esa persona, de apellido Salazar, que me dijo que lo rescatara se presentó días después; estuvo en la casa y se tomó foto con los animalitos”, dice Expósito, quien relata que los perros se van recuperando y que ella mantenía contacto por whatsapp con la dueña.

Expósito, quien vive en Caracas, cuenta con voluntarios que la ayudan en el cuidado de los animales. “Una persona me dice que un conocido necesita ayuda por un problema con sus papeles y así llega Henryberth Rivas”, y le pide que se quede en la casa y cuide de los animalitos. Wilder Ánderson Vásquez es la persona que la Fiscalía señala de haber llevado a Rivas a casa de Ángela Expósito.

“Un día Henryberth me pidió que le cortara el cabello: eso no es un delito. Yo no le cambié la cara, yo no soy médico cirujano, no hago ni alteraciones ni modificaciones de las facciones, porque esa no es mi profesión yo tengo poco dinero para la supervivencia de los animales. Recibía donaciones de empresarios, no tengo dinero para costear un acto terrorista como dicen”.

Explica que el día 21 de septiembre, se queda en Los Teques, porque el 22 llevaría un alimento para Aragua. “El 22 en la madrugada veo a unos 60 funcionarios del SEBIN, encapuchados, dentro de la propiedad. Me agarran y me preguntan que dónde está Morfeo, pero no conozco a nadie con ese apodo”, no tenían orden de allanamiento, se llevaron varias cosas y según los vecinos lo volvieron a hacer en cinco oportunidades. Los funcionarios también se llevaron a los perros y a una guacamaya.

La Fiscalía

El fiscal Farik Karin Mora Salcedo aseguró que Ángela Expósito ocultó a Henryberth Enmanuel Rivas Vivas alias Morfeo, le realizó cambios físicos para que obtuviera cédula falsa y abandonara el país. Además, que ella le facilitó dinero y ropa para ser trasladado a San Antonio del Táchira para que huyera hacia Colombia.

El 28 de julio de 2022, el fiscal Farik Karin Mora Salcedo, relató que Rodny González, Comisario del Sebin, hizo un análisis a un informe de contrainteligencia, el cual indicaba el lugar donde podría estar oculto Henryberth Enmanuel Rivas Vivas y que por ello se trasladan a la urbanización San Camilo, municipio Guaicaipuro, estado Miranda. La comisión la integra Rodney González, Yeison García, José Machado, Argenis Rodríguez y Víctor Torres.

Relata que cuando llegan a la vivienda está Ángela Expósito, quien guarda a los dos perros de gran tamaño. En “una zona boscosa adyacente a la casa” dice que elevaron “una aeronave no tripulada dron, con capacidad para búsqueda, un dron térmico, y lograron dar aparentemente, según lo menciona Gerardo Fernández, con una mancha de calor y así dan con Henrybert Enmanuel Rivas Vivas, sobre quien pesaba una orden de aprehensión”.

Agrega que el funcionario Yosmar Fernández del Sebin, en el vaciado de los teléfonos “se ven múltiples imágenes y conversaciones de Ángela Expósito con una ciudadana, con unos contactos, identificados como “Montaña” y “Aviar”; se logran conocer detalles de la operación. Incluso Ángela Expósito le comenta a la persona con la que hablaba que a esos muchachos les faltaba experiencia, no tienen calle, no estaban preparados para eso, en palabras textuales de lo que manifestó ella a través de la mensajería WhatsApp”.

Sobre la modificación estética de Rivas “le dice que le pinte el cabello, le saque las cejas, le eche desrizo”.

La tortura

Los delitos por los que el Tribunal de la juez Hennit Carolina López Mesa condenó a Expósito Carrillo son: encubrimiento en el delito de terrorismo, financiamiento al terrorismo y asociación.

El defensor de Ángela Expósito, abogado Gustavo Croquer, le dijo al Tribunal que en agosto de 2018, la mujer que se hace llamar alias Dante (dueña de los perros que estaban en casa del coronel García Palomo), llama a su defendida “y le dice que un amigo de ella extravió sus documentos y que le diera alojamiento en esa casa, que esa persona la podía ayudar con el cuidado de los animales y le indica que su amigo es de facciones chinas”.

Explica que el Ministerio Público investigó la cuenta Banesco de Ángela, a la que le habrían hecho una transferencia, lo que la Fiscalía convierte en financiamiento al terrorismo. “¿Se puede financiar el terrorismo con 2.200 bolívares fuertes? Y sobre el delito de encubrimiento al terrorismo, ¿cómo es posible que el Ministerio Público no sepa identificar hospedaje y encubrimiento? Y sobre el delito de asociación para delinquir quisiera saber: ¿Dónde Ángela se unió con cinco personas? El Ministerio Público lo que hace es tomar las actas policiales y llevarlas a la acusación”.

Relata que “cuando el Sebin entra a la casa preguntan por Morfeo. A Ángela la arrastran por las mechas (el cabello) y la meten en la unidad y se la llevan; en El Helicoide ella manifiesta que tiene asma y la pasan al cuarto blanco, dos meses y medio, en lo que es violencia psicológica, con objeto que la persona se suicide, La sacaban de vez en cuando y le colocaban bolsas plásticas y cosas para que se le tranque la respiración”.

“A Ángela la colocan para filmar 6 videos y usan burrundanga, por lo que le daban tembladeras, escalofríos y perdió el sentido de la orientación. Los gobiernos siempre deben respetar la libertad, la vida de los seres humanos. Colocan (varias veces en la televisión estatal) dos videos donde supuestamente ella estaba en el complot y estaba metido el presidente de Colombia y Leopoldo. Le violaron todos los derechos y garantías y por eso solicito una incidencia para que el Tribunal responda sobre las vejaciones. Pido nulidad del proceso y solicito que el tribunal inste al Ministerio Publico a recabar los dos videos donde humillaron a Ángela”.

“Ciudadana Juez tengo miedo de que nosotros mismos estemos aquí haciendo el fantasma modelo de la anarquía judicial, estamos haciendo un juicio con maldad; ese es el miedo que tengo”, dijo el abogado Croquer.

Henryberth Rivas no fue detenido en la vivienda de Expósito. Haberle cortado el cabello no es sinónimo de “cambios físicos” imputables como si fuera un cambio de rostro y el depósito de 1.200 BF no es prueba de financiar un acto terrorista. Es insólito que con esas simples excusas haya sido condenada a 24 años una profesional bióloga brillante, venezolana española, y con una exquisita sensibilidad por los animales, por lo que tenía un terreno en comodato, donde albergaba hasta 180 perros callejeros, los cuidaba, los curaba y los entregaba en adopción.