Secretos detrás del país más feliz del mundo

0
320

Por séptimo año consecutivo, Finlandia ha sido declarada el país más feliz del mundo por el Informe Mundial sobre la Felicidad, una iniciativa lanzada en 2012 para promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ONU). Este reconocimiento se basa en una encuesta en la que se pidió a los participantes que evaluaran sus vidas en una escala del uno al diez.

Los países escandinavos continúan dominando los primeros puestos de la lista, mientras que Estados Unidos y Alemania quedaron fuera de los primeros 20. Por otro lado, Afganistán, afectado por conflictos y revueltas, ocupó el último lugar de la clasificación entre 143 países.

Según Kai Sauer, embajador de Finlandia en Alemania, la igualdad de género, la confianza en las instituciones y en los conciudadanos, así como la baja corrupción, son factores clave para la felicidad de los finlandeses. Finlandia, que otorgó a las mujeres plenos derechos de voto y participación en elecciones parlamentarias en 1906, ha demostrado su integridad en diferentes ámbitos, como lo demuestra el caso en el que Helsinki fue nombrada la ciudad más honesta del mundo después de que 11 de las 12 carteras perdidas fueran devueltas.

Además, Finlandia se destaca por su excelente sistema educativo gratuito, su atención médica universal y sus políticas familiares favorables, contribuyendo significativamente a la satisfacción de vida de sus habitantes. El sistema educativo finlandés figura entre los ocho mejores del mundo según el World Population Review de la ONU, y aunque los servicios de salud no son gratuitos, son accesibles para todos.

Algunos sugieren que la alta cantidad de saunas en Finlandia contribuye al bienestar de sus ciudadanos. Con aproximadamente 3,5 millones de saunas para una población de alrededor de 5,5 millones de habitantes, la cultura de la sauna es parte integral de la vida finlandesa, incluso en los edificios gubernamentales. Una exposición en Berlín, respaldada por la embajada finlandesa, celebra esta tradición, y su popularidad demuestra el interés en este aspecto de la cultura finlandesa.