Solicitantes de asilo trasladados a California dicen que fueron «engañados» por personas que les prometían trabajo y vivienda

0
497

CNN) — Los solicitantes de asilo transportados desde Texas a Sacramento, la capital de California, hace dos semanas dicen que fueron engañados por personas que los convencieron de viajar con promesas de trabajo y refugio.

Un total de 36 migrantes fueron conducidos desde Texas a Nuevo México, donde luego fueron transportados en vuelos privados a California el 2 y el 5 de junio, dijo a CNN Eddie Carmona, director de campañas de la organización sin fines de lucro PICO California. La mayoría de los migrantes, dos de los cuales hablaron con CNN, son de Venezuela y Colombia, mientras que algunos son de México, Guatemala y Nicaragua.

“Estamos aquí porque nos ofrecieron trabajo”, dijo a CNN uno de los migrantes, un venezolano de 34 años que no quiere ser identificado por razones legales. “Fuimos engañados por las personas que brindaban el servicio de vuelo. Nos ofrecieron trabajo y vivienda”.

Investigadores de la Fiscalía General de California determinaron que aunque los migrantes provenían de Texas, llevaban documentos supuestamente del Gobierno de Florida. Los documentos enumeran a Vertol Systems Company Inc. como el contratista detrás de los vuelos. CNN obtuvo un contrato firmado que muestra que la División de Manejo de Emergencias de Florida contrató a Vertol Systems para reubicar a los migrantes en mayo. Es la segunda vez que el Gobierno de Florida trabaja con el contratista desde el otoño de 2022.

Los funcionarios de la División de Manejo de Emergencias de Florida han sostenido que todos los viajes se realizaron de forma voluntaria.

Los miembros del primer grupo dijeron a las autoridades que les dijeron que firmaran documentos antes de poder abordar el avión a Sacramento, según Tara Gallegos, portavoz del fiscal general de California, Rob Bonta. Sin embargo, no todos los migrantes —que no dominan el inglés— entendieron hacia dónde se dirigían y no todos firmaron los formularios, indicó.

Vista de la iglesia católica croata St. Anthony donde se transportó a migrantes en Los Ángeles, 14 de junio de 2023. (Foto de DAVID SWANSON/AFP a través de Getty Images)

El migrante venezolano, que solo había estado en EE.UU. durante una semana antes de ser transportado a California en el primer vuelo, le contó a CNN que cuatro personas se le acercaron en un refugio para migrantes en El Paso, Texas, y le prometieron que si aceptaba ir a California, se le daría un trabajo y un lugar para vivir.

El migrante dijo que la gente le pidió que firmara documentos en inglés, idioma que él no habla. Dijo que aunque no entendió el documento, lo firmó por lo que le prometieron.

Una mujer colombiana de 31 años, que estaba en el segundo vuelo y pidió no ser identificada por razones legales, le dijo a CNN que dos hombres se le acercaron en un refugio en El Paso, donde había estado durante 20 días.

Las personas que se acercaron a ellos nunca se identificaron ni dijeron quiénes eran y solo hicieron promesas, comentaron los migrantes a CNN. El migrante venezolano dijo que la gente le dijo que la ayuda “vino de Florida”, pero no dio más detalles.

A la migrante colombiana también le prometieron trabajo y vivienda en California, “pero cuando llegamos”, dijo, “todos los sueños, todo lo que pensabas, simplemente se esfumó”.

Migrantes de Texas que fueron transportados a Nuevo México antes de volar a California esperan recibir ayuda de una iglesia local en Sacramento. CNN ha difuminado los rostros de esta imagen para proteger las identidades.

«No es justo que jueguen con nuestros sentimientos»

Cuando llegaron a Sacramento, los solicitantes de asilo del primer vuelo fueron transportados desde el aeropuerto a un estacionamiento que no reconocieron, según el migrante venezolano.

El estacionamiento pertenecía a la Diócesis Católica de Sacramento, una oficina de la iglesia local, donde los migrantes fueron “arrojados en la puerta”, dijo el gobernador demócrata de California, Gavin Newsom, en un comunicado.

Las personas que los migrantes creían que eran sus guías desaparecieron y los documentos que firmaron no les fueron devueltos, dijo el venezolano a CNN.

“Se suponía que nos iban a entregar a otras personas que nos llevarían directamente a donde nos íbamos a quedar. Y de ahí, a trabajar. Por eso vinimos aquí, a trabajar”, agregó.

Ambos migrantes dijeron que no entendían la política en Estados Unidos y reiteraron que aceptaron venir a California porque les ofrecían la oportunidad de trabajar.

Migrantes de Texas que fueron transportados a Nuevo México antes de volar a California esperan recibir ayuda de una iglesia local en Sacramento. CNN ha difuminado los rostros de esta imagen para proteger las identidades.

“No creo que debamos meternos en política porque somos gente que hemos venido aquí después de sufrir”, afirmó la migrante venezolana, que llegó a Texas el 27 de mayo después de viajar predominantemente a pie durante tres meses desde Venezuela a EE.UU. con esperanzas de salir de la “difícil” situación económica de su país.

“Vinimos a trabajar, a ganarnos la buena voluntad de mucha gente, porque mucha gente puede pensar que vinimos aquí a Sacramento buscando otras cosas, no para trabajar, no para mejorar nuestra vida económicamente, para no poder enviar dinero a los pequeños de casa que nos están esperando”.

La mujer colombiana que habló con CNN dijo que soportó el extenuante viaje a EE.UU. porque quiere mantener a su familia y aceptó ir a California porque le prometieron trabajo. Le tomó dos meses viajar desde Colombia hasta la frontera entre Estados Unidos y México.

“No importa por lo que tengas que pasar porque es difícil llegar aquí. Pero tienes a tu familia en mente”, comentó. “Claro, porque dicen trabajo y hay que trabajar… lo malo es que confiamos en una persona cuyas intenciones no conocíamos”.

“No es justo que jugaran con nuestros sentimientos, que nos prometieran cosas que no cumplirían”, agregó.

“Les mintieron y engañaron”, dicen los defensores

Poco después de la reubicación, la División de Manejo de Emergencias de Florida publicó un video editado de dos minutos y medio que, según afirmó, mostraba a algunos de los migrantes transportados a California. El video incluye imágenes de algunas personas firmando documentos, así como imágenes fijas y silenciosas de personas que abordan un avión fletado.

Los dos migrantes entrevistados por CNN verificaron que aparecían en el video y le dijeron a CNN que estaban felices de viajar en ese momento porque les habían prometido trabajo y vivienda.

Ninguno de los dos había estado antes en un avión.

Los funcionarios de la División de Manejo de Emergencias de Florida dijeron que los migrantes que fueron trasladados a Sacramento lo hicieron voluntariamente, contrarrestando las acusaciones de las autoridades de California que dijeron que los solicitantes de asilo fueron engañados para que hicieran viajes.

“La reubicación voluntaria de Florida es precisamente eso: voluntaria”, dijo la portavoz de la División de Manejo de Emergencias de Florida, Alecia Collins, en un comunicado el 6 de junio. “A través del consentimiento verbal y escrito, estos voluntarios indicaron que querían ir a California. Un contratista estuvo presente y se aseguró de que llegaran de manera segura a un tercero (organización no gubernamental). La ONG específica, Caridades Católicas, es utilizada y financiada por el gobierno federal”.

La mayoría de los migrantes son jóvenes, y son los primeros de sus familias en venir a EE.UU., según Gabby Trejo, directora ejecutiva de Sacramento Area Congregations Together, una colaboración sin fines de lucro entre congregaciones religiosas locales.

Ella dijo que muchos caminaron de tres a siete meses para venir a EE.UU. para la vida de sus sueños, pero se convirtió en una pesadilla.

“Les mintieron y engañaron”, dijo Trejo en una conferencia de prensa el 6 de junio. “Pueden estar en este país. Tienen el papeleo, están legalmente en nuestro país”. Señaló que los migrantes tienen audiencias pendientes con los funcionarios de inmigración.

Newsom llamó al gobernador de Florida, Ron DeSantis, un “hombre pequeño y patético” en un tuit el 5 de junio y mencionó la posibilidad de que enfrente cargos de secuestro, vinculando la publicación a una ley de California que define el crimen. DeSantis no ha respondido a los repetidos intentos de CNN de comentar sobre los últimos vuelos o las acusaciones de los migrantes de que fueron engañados.

El 6 de junio, el fiscal general de California le dijo a CNN que su oficina estaba analizando la posibilidad de responsabilidad penal, incluido el secuestro y el encarcelamiento falso.

Los migrantes ahora reciben asistencia de varias organizaciones sin fines de lucro en Sacramento que los ayudan a conseguir alojamiento, contratar abogados y hacerse chequeos médicos, según Sacramento Area Congregations Together. También están aprendiendo sobre los conceptos básicos de vivir en EE.UU. y la organización lanzó una campaña GoFundMe para ayudar a cubrir los costos del cuidado de los migrantes.

“Gracias a Dios aparecieron esas personas y a través de ellas hemos podido descansar, hemos podido comer bien, hemos podido cambiarnos de ropa”, dijo a CNN la migrante venezolana. “Tal vez porque aquí nos quedamos con una mochilita como si fuéramos vagabundos en la calle”.