Solicitudes de asilo de ciudadanos venezolanos, peruanos y colombianos en la Unión Europea alcanzan niveles históricos

0
687

Según las estadísticas comunitarias, las solicitudes de asilo de ciudadanos procedentes de Venezuela, Perú y Colombia en la Unión Europea se han disparado en el mes de marzo, alcanzando niveles cercanos al máximo histórico. España se posiciona como el principal destino de aquellos que llegan a Europa desde estos tres países latinoamericanos.

Con información de cope.es

En tan solo marzo, los 27 países de la UE, junto con Noruega y Suiza, recibieron alrededor de 92,000 peticiones de asilo. Las principales nacionalidades solicitantes fueron los sirios (10,000) y los afganos (9,500), principalmente en Alemania. Turquía (5,900) también experimentó un importante incremento, con datos que superan más del doble a los del mismo mes en 2022.

La agencia también ha identificado un aumento significativo de solicitudes de asilo provenientes de América Latina. Venezuela, con aproximadamente 6,500 solicitudes, Colombia, con 6,100, y Perú, con 2,200, representan el 16% del total de peticiones de asilo en territorio europeo. Este contexto se caracteriza por un incremento generalizado de las solicitudes en comparación con los últimos años, incluso antes del estallido de la pandemia de COVID-19.

España se destaca como el principal destino de las solicitudes de asilo en estos tres casos, ya que acumula el 89% de las peticiones presentadas por ciudadanos venezolanos, el 85% de las solicitudes de colombianos y el 62% de las solicitudes de peruanos.

Esta situación refleja el difícil escenario que enfrentan los ciudadanos de estos países latinoamericanos, quienes buscan protección y mejores condiciones de vida en Europa debido a distintos factores, como la crisis política, económica y social, así como la inseguridad y la violencia en sus lugares de origen.

Ante este incremento en las solicitudes de asilo, se requiere una respuesta coordinada y solidaria por parte de los países de la Unión Europea para garantizar una acogida adecuada y procesos de solicitud justos y eficientes. Además, es fundamental abordar las causas subyacentes que impulsan a tantas personas a buscar protección fuera de sus países de origen, a fin de buscar soluciones a largo plazo y contribuir a la estabilidad y desarrollo de las regiones afectadas.