“UN HALLAZGO PROMETEDOR”: ¿Vacunación universal de BCG en Venezuela puede reducir la mortalidad del COVID-19?

@DolarToday / Apr 11, 2020 @ 5:00 pm

“UN HALLAZGO PROMETEDOR”: ¿Vacunación universal de BCG en Venezuela puede reducir la mortalidad del COVID-19?

La vacuna contra la tuberculosis (TB), el bacilo Calmette-Guerin (BCG), podría ser un arma potencial para combatir el coronavirus mortal según los hallazgos publicados por investigadores del NYIT College of Osteopathic Medicine (NYITCOM), dirigido por Gonzalo Otazu, Ph.D., profesor asistente de ciencias biomédicas.

comunidad-biologica

El nuevo estudio encontró que los casos y muertes de Covid-19 son más altos en países que no tienen o han descontinuado la vacunación universal con BCG de niños, como los EE. UU., Italia, España y Francia, en comparación con países con políticas de inmunización universales y de larga data, como India y China.

Estados Unidos actualmente lidera el mundo en casos confirmados de COVID-19, seguido de Italia, según el último informe del Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas (CSSE) de la Universidad Johns Hopkins.

Ahora, los investigadores de NYITCOM proponen que la gravedad del impacto de COVID-19 puede estar relacionada con las diferentes políticas nacionales sobre la vacunación infantil con BCG.

«Descubrimos que los países sin políticas universales de vacunación con BCG, como Italia, los Países Bajos y los Estados Unidos, se han visto más afectados en comparación con los países con políticas universales y de larga data de BCG», afirman los investigadores.

Según el estudio, puesto a disposición por MedRXiv, una combinación de reducción de la morbilidad y la mortalidad podría hacer que la vacuna BCG sea un cambio de juego en la lucha contra COVID-19.

Como una de las vacunas más utilizadas en el mundo, la vacuna BCG ha existido durante casi un siglo y se ha demostrado que es una herramienta eficaz para prevenir la meningitis y la tuberculosis diseminada en los niños.

También se cree que la inoculación ofrece una protección de amplio alcance contra las infecciones respiratorias, que presentan síntomas similares a COVID-19.

De hecho, los investigadores australianos acaban de anunciar planes para acelerar las pruebas a gran escala para ver si la vacuna BCG puede proteger a los trabajadores de la salud del coronavirus.

Otazu, quien también es investigador en el nuevo Centro de Innovación Biomédica, completó el estudio con la ayuda de los estudiantes de NYITCOM Aaron Miller , Mac Josh Reandelar , Kimberly Fasciglione y Violeta Roumenova , junto con el técnico del Centro Yan Li .

El equipo comparó las políticas de vacunación BCG de varias naciones con su morbilidad y mortalidad COVID-19 y encontró una correlación positiva significativa entre el año en que se adoptaron las políticas de vacunación BCG universales y la tasa de mortalidad del país.

En otras palabras, cuanto antes se estableciera una política, más probable sería que una porción significativa de la población, especialmente los ancianos, estuvieran protegidos.

Por ejemplo, Irán, que tiene una política actual de vacunación universal con BCG que solo comenzó en 1984, tiene una tasa de mortalidad elevada con 19.7 muertes por millón de habitantes.

En contraste, Japón, que comenzó su política universal de BCG en 1947, tiene aproximadamente 100 veces menos muertes por millón de personas, con 0.28 muertes.

Además, Brasil comenzó la vacunación universal en 1920 y tiene una tasa de mortalidad aún menor de 0.0573 muertes por millón de habitantes.

Entonces, ¿por qué algunas naciones vacunan mientras que otras no? A medida que los casos de TB disminuyeron a fines del siglo XX, varios países de mayores ingresos en Europa abandonaron sus políticas universales de BCG entre 1963 y 2010.

En los Estados Unidos, los CDC actualmente recomiendan la vacuna BCG solo para personas muy selectas que cumplen criterios específicos consulta con un experto en TB.

Entre los 180 países con datos de BCG disponibles en la actualidad, 157 países recomiendan actualmente la vacunación universal con BCG.

Los 23 países restantes han suspendido la vacunación con BCG debido a una reducción en la incidencia de TB o tradicionalmente han favorecido la vacunación selectiva de los grupos «en riesgo».

¿Venezuela con ventajas?
Oletta advierte que el estudio de los investigadores del Instituto de Tecnología de Nueva York se limita a la comparación de patrones de contagio del COVID-19 y debe ser validado experimentalmente, de modo que no se puede ofrecer como una solución a la pandemia: “Sería necesario realizar estudios adicionales sobre grandes poblaciones vacunadas y no vacunadas de BCG.”

Sobre la política universal de vacunación de BCG en Venezuela, el experto explica que es relativamente sencillo mantener niveles aceptables pues se aplica una sola vez, generalmente a los recién nacidos.

Sin embargo, aclara que el BCG es la excepción, pues en Venezuela hay fallas en la aplicación de 14 tipos de vacunas necesarias para prevenir enfermedades: “Hace tres años, sin explicaciones de parte de las autoridades sanitarias, se suspendió la aplicación de vacunas contra la influenza, el rotavirus y el neumococo.

Y, en los últimos dos años, solo por las donaciones de la Organización Panamericana de la Salud y la Unicef ha sido posible aplicar vacunas contra el sarampión, la difteria, el polio y la fiebre amarilla”.

El epidemiólogo Mariano Fernández, adscrito a Salud Chacao, también se muestra cauteloso ante la relación entre la vacunación universal de BCG y la reducción de la morbilidad y mortalidad por COVID-19, así como sus implicaciones sobre Venezuela.

“Puede ser un dato alentador, pero la verificación de las conclusiones de ese estudio solo será posible después de que pase la pandemia”, dijo Fernández. Sobre la “tradición” de la BCG en Venezuela, comentó que Jacinto Convit usó BCG con éxito contra la lepra y la leishmaniasis.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*