Una de cada cuatro niñas en América Latina es obligada a casarse o permanecer en un matrimonio

0
293

En América Latina, muchas infancias se ven afectadas por condiciones precarias, lo que lleva a casos extremos de matrimonio infantil. Esta práctica, que afecta principalmente a las niñas, tiene graves consecuencias para su bienestar y desarrollo. Un ejemplo de esto es el caso de Angélica en México, quien fue vendida a un hombre por una suma de dinero y luego encarcelada cuando intentó escapar de su agresor.

El matrimonio infantil es un problema persistente en la región y ha mostrado pocos avances en los últimos años. A pesar de los esfuerzos de los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales, la violencia y el abuso hacia la infancia continúan siendo una realidad. Según datos de UNICEF, una de cada cuatro niñas en América Latina es obligada a casarse antes de los 18 años.

Aunque algunos países han tomado medidas para prohibir el matrimonio infantil, todavía queda mucho por hacer. Se estima que en la región hay aproximadamente 58 millones de niñas afectadas por esta práctica, lo que representa el 9% del total mundial. Si no se toman medidas efectivas, se espera que América Latina sea la segunda región con los niveles más altos de matrimonio infantil para el año 2030.

Varios países de la región han legislado para prohibir el matrimonio infantil, como República Dominicana, que lo hizo a principios de 2021. México también ha implementado cambios en su legislación para combatir esta práctica, estableciendo penas de cárcel para los responsables. Sin embargo, aún hay países donde el matrimonio infantil tiene ciertas licencias legales, como Perú y Argentina, aunque se están impulsando iniciativas para cambiar esta situación.

El matrimonio infantil tiene causas profundas, como la pobreza extrema y la inseguridad alimentaria, que empujan a las familias a casar a sus hijas como una forma de supervivencia. También existen casos en los que estas uniones son una respuesta a la violencia que enfrentan las adolescentes en sus hogares. Además, fenómenos como la migración y las crisis ambientales aumentan la vulnerabilidad de las niñas y las acercan a estas uniones.

Las repercusiones del matrimonio infantil son devastadoras para las niñas, afectando su salud física y emocional. Muchas sufren abusos físicos y psicológicos, tienen poco acceso a la atención médica y se ven obligadas a abandonar sus estudios debido a embarazos tempranos. Es una práctica que pone fin a su infancia y limita sus oportunidades futuras.

Para abordar este problema, es necesario aumentar la conciencia entre las niñas y adolescentes sobre sus derechos y opciones de vida. También se deben fortalecer las instituciones que protegen la salud y la integridad de las niñas en situaciones de crisis. Es fundamental crear una cultura de denuncia y establecer instituciones de vigilancia de género para garantizar el respeto de los derechos de las niñas y las mujeres.

A pesar de los desafíos y la falta de recursos, es urgente tomar medidas más efectivas para erradicar el matrimonio infantil en América Latina. Es necesario un enfoque integral que aborde las causas profundas de esta práctica y promueva la igualdad de género y el respeto a los derechos de las niñas y las adolescentes. Solo así podremos asegurar un futuro mejor para ellas.

Con Información de Infobae