Una falla eléctrica obligó a paralizar el procesamiento de crudo en la refinería El Palito

0
880

Las inestables operaciones en la red de refinación del país caribeño han provocado la escasez de combustible en los últimos años, obligando a los usuarios a hacer largas filas durante horas para llenar los tanques de sus vehículos

Infobae

Una falla en una planta eléctrica interrumpió esta semana el procesamiento de crudo en la refinería El Palito, de 146.000 barriles por día de capacidad, aseguraron dos fuentes cercanas de la central a la agencia de noticias Reuters.

Las inestables operaciones de la red de refinación de Venezuela, con capacidad total de 1,3 millones de barriles por día (bpd), han provocado escasez intermitente de combustibles en los últimos años, obligando a automovilistas a hacer fila durante horas para llenar sus tanques, particularmente desde que la demanda comenzó a recuperarse a niveles previos a la pandemia.

Desde la llegada del régimen chavista a Venezuela, las capacidades de producción de combustibles han descendido a niveles históricos debido a la falta de inversión para modernizar los sistemas de refinación.

En El Palito, que está recibiendo reparaciones mayores desde el año pasado por parte de un conglomerado estatal iraní, el reinicio de su unidad de destilación de crudo había sido esencial para evitar una escasez aguda de combustibles en la región central de Venezuela.

La unidad, que había estado procesando unos 80.000 barriles por día (bpd) de crudo, está fuera de servicio desde el martes y durante unos 10 días mientras se realizan reparaciones, dijeron las fuentes.

“Se cayó la planta de crudo por una fuga en planta eléctrica”, indicó uno de los consultados.

En el complejo de refinación más grande de Venezuela, el Centro de Refinación Paraguaná, el procesamiento de crudo ronda 235.000 bpd con tres unidades de destilación de crudo, un reformador de nafta y un craqueador catalítico en servicio, aseguraron dos funcionarios vinculados a la refinería. Ese volumen representa alrededor de una cuarta parte de su capacidad instalada de 955.000 bpd.

En la refinería venezolana de Puerto la Cruz, de 187.000 bpd, que atiende la región oriental del país, dos unidades de destilación de crudo procesaban alrededor de 80.000 bpd esta semana, mientras que su complejo de hidroprocesos y otras plantas producían unos 43.000 bpd de mezclas para gasolina, diesel y combustible para avión, según otra fuente.

Gasolina adulterada
Hace unas semanas, el comandante general del Cuerpo de Bomberos del Municipio Maracaibo, capital del estado Zulia, Engelberth Atencio, le explicó a la agencia de noticias EFE que, desde el mes de enero hasta mediados de abril, se registraron un total de 26 carros quemados.

Indicó que en estos siniestros hay patrones en los que el incendio comienza en el área de la bomba de la gasolina, o donde se ubican los fusibles, que se conecta con este sistema.

“Se toma en cuenta la parte informativa de los propietarios que están en el sitio. Ellos mismos nos aportan que realmente ven salir la llama desde lo que es la bomba de la gasolina o sino donde está la fusilera (fusibles)”, sostuvo.

Ante estas similitudes, dijo que el Cuerpo de Bomberos preparó un informe para ser enviado a la estatal petrolera PDVSA, para que determine si, en efecto, la calidad del combustible está afectando las pilas de la gasolina de los carros.

Por su parte, Máximo Segundo Castillo, mecánico con 25 años de experiencia, señaló que la “contaminación” de la gasolina hace que los filtros internos, tanto de la bomba como de los exteriores, se colapsen y se destruyan, lo que provoca que se incremente el consumo de amperios, se sobrecalienta y tiende a quemarse.

“Por eso el carro se accidenta, se queman por completo o empiezan a fallar. En ocasiones se ha recalentado el sistema eléctrico, de lo que llaman el conjunto de la bomba y de ahí se quema todo completo, se funde lo que es el sistema de cableado y el plástico y es cuando ocasiona que los carros se queman”, explicó a EFE.

Hasta la fecha, PDVSA no ha emitido una comunicación oficial sobre esta situación, pero publicó un video en su cuenta de Twitter, en el que sostenían un envase plástico que contenía gasolina e invitaban a usuarios de una estación de servicio a “olerla” para corroborar la calidad del líquido.

Castillo añadió que en las últimas semanas ha recibido hasta siete vehículos por día en su taller, ubicado en Maracaibo, para cambios de baterías, sistemas eléctricos o conectores que se “derriten”.

“Hay que hacer un (cambio) obligatorio, porque el colapso de la pila es el sucio que tiene la gasolina, es una gasolina muy turbia, de un olor fuerte, un olor como a gas, que la gente dice que es un olor como a cloaca”, señaló.

Sostuvo que la temperatura del combustible en algunos vehículos, escaneados en su taller, ha llegado hasta los 65 grados, cuando la temperatura normal debe oscilar entre los 10 y 30 grados como máximo.

“Primera vez en mi experiencia que sucede algo así, porque sí ha sucedido en estaciones de servicio, en las cuales se contaminan los tanques, se llenan de agua y, por decirte algo, un lote de cinco, seis vehículos que lleguen con agua en el tanque de combustible y se quema la bomba por el agua, pero, o sea, eso es fortuito”, agregó.